¿Por qué retienes agua después de hacer ejercicios?

La retención de agua después de hacer ejercicios es un problema común, particularmente entre los que están comenzando un nuevo programa de ejercicios. Existen muchas razones por las que podrías estar reteniendo agua de más después de entrenar. Todo desde el clima hasta tus niveles de nutrientes y la cantidad de agua que tomas durante el ejercicio, tiene un efecto en la cantidad de agua que retienes después de tu ejercicio.

Clima cálido

Si has estado ejercitando en climas más fríos y ahora estás experimentando un cambio de clima o te has mudado a un lugar con un clima más cálido, puede que retengas agua después de tus entrenamientos durante los primeros días. Lulu Weschler, una terapeuta física y colaboradora regular de ultracycling, dice que los niveles de plasma en tu sangre pueden aumentar hasta un 10 por ciento mientras tu cuerpo se acomoda al clima para ejercitar con calor. Debido a que el plasma de tu sangre (la parte líquida de tu sangre que no contiene células ni plaquetas) contiene más agua que cualquier otra sustancia, este aumento en los niveles de plasta puede llevar a una retención de agua después de los entrenamientos por algunos días.

Niveles de sodio

Además del agua, el sodio es una de las sustancias más importantes en tu sangre mientras practicas ejercicios. Esto es porque el sodio juega un rol importante en la función de tus músculos. Mientras ejercitas, pierdes sodio en tu sudor así como también en tu orina, según Weschler. Si consumes la suficiente cantidad de agua para aumentar el volumen de plasma de tu sangre pero no aumentas tus niveles de sodio, puedes sufrir una enfermedad llamada "hiponatremia", dice Weschler. La hiponatremia puede desencadenar retención de líquidos después del ejercicio, por lo tanto consume la suficiente cantidad de sodio mientras haces ejercicio. También puede ser bastante peligros, causando presión en tu cerebro por el exceso del volumen de sangre en los vasos capilares cerebrales, lo que puede causar la muerte si no se lo trata rápidamente.

Deshidratación

Tan extraño como puede sonar, la retención de líquidos puede ser un resultado de la deshidratación. Cuando tu cuerpo no recibe agua, comienza a acumularla, por decirlo. Similar a la forma en que tu metabolismo se hace más lento durante el hambre, cuando tu cuerpo necesita agua, comienza a guardar cualquier líquido que recibe. Si no consumes la suficiente cantidad de agua durante tu entrenamiento, puedes experimentar un poco de retención de agua mientras tu cuerpo intenta reponer el almacenamiento de agua.

Enfermedad renal

Según MedlinePlus, un sitio web publicado por la U.S. National Library of Medicine, la deshidratación crónica puede llevar a enfermedad renal. Cuando los niveles de plasma de la sangre disminuye como resultado de la deshidratación, puede ocurrir un flujo de sangre a tus riñones (lo que causa daños). Un síntoma común de la enfermedad renal es la retención de agua debido a una incapacidad de tu cuerpo de procesar el agua y expulsarla desde tu cuerpo. Observa si hay presencia de sangre en tu orina o si la misma es extremadamente concentrada y oscura para advertir signos de enfermedad renal.

Prevención

Aunque existen varias causas de retención de agua, es relativamente fácil evitar los síntomas. Mantente hidratado de forma adecuada antes y durante el ejercicio para evitar la deshidratación y la subsecuente retención de agua. Mantén el correcto equilibrio de sodio y agua en tu sistema mientras entrenas. Controla el clima y permite que tu cuerpo se acomode a los cambios de las temperaturas ambientales, particularmente cuando la temperatura aumenta. Finalmente, aunque es altamente improbable que podría causarte falla renal, controla con tu médico para ver si has eliminado todas las otras causas de la retención de agua. Él puede revisarte para comprobar si sufres de enfermedad renal.

Más galerías de fotos



Escrito por christie carlson | Traducido por aldana avale