Retención de agua después de comer algas

Con una historia de siglos de consumo por parte de las culturas costeras de todo el mundo, las algas ofrecen una serie de beneficios para la salud para los menús modernos, con una reputación como uno de los alimentos más ricos en nutrientes disponibles. Junto con las enzimas que ofrece, aminoácidos, y un amplio espectro de vitaminas y minerales, las algas contiene compuestos beneficiosos que podrían reducir tu riesgo de cáncer y enfermedades de la tiroides. A pesar de su valor nutricional, las algas -especialmente cuando se consume en grandes cantidades- pueden causar algunos efectos secundarios adversos en algunas personas, tales como la retención de agua por el alto contenido de sodio de las algas.

Lo básico

La retención de agua, también conocida como edema, es una condición en la que el cuerpo acumula exceso de líquidos, lo que lleva a la inflamación o hinchazón en tus piernas, pies, tobillos, manos, cara y, en ocasiones, otras áreas de tu cuerpo. Además de la inflamación, la retención de líquidos puede causar hinchazón de estómago, dificultad para respirar y dolores o molestias en los músculos. Aunque la retención de agua puede ser resultado de cambios hormonales, medicamentos o condiciones médicas, comer alimentos salados es la causa dietética más común.

Causa

Si experimentas retención de agua después de comer algas, lo más probable es que se deba al alto contenido de sodio de estos alimentos. Aunque los perfiles nutricionales varían entre diferentes tipos de algas marinas, la mayoría de las variedades contienen grandes cantidades de sodio; por ejemplo, 100 g de wakame contienen 872 mg de sodio; y la misma cantidad de algas que kelp, contiene 233 mg de sodio.

Prevención

Con las precauciones adecuadas, puedes ser capaz de reducir tu retención de líquidos mientras te beneficias de las ventajas nutricionales de las algas. En lugar de algas kelp y wakame ricas en sodio, elige algas con bajo contenido de sodio, tales como laver, espirulina, musgo de Irlanda y agar. La Clínica Mayo recomienda beber más agua y comer frutas y verduras ricas en agua para ayudar a reducir la retención de líquidos. Además, podrías ser capaz de reducir el contenido de sodio de algunas algas enjuagándolas a fondo antes de consumirlas.

Advertencia

Aunque comer alimentos salados como las algas a menudo es la causa de la retención de agua, condiciones más graves también pueden causar hinchazón. La retención de líquidos puede ser consecuencia de infecciones, coágulos sanguíneos, enfermedad renal, enfermedad hepática, enfermedades del corazón, tumores cerebrales o lesiones en la cabeza. Si la retención de líquidos se acompaña de dolor, dificultad para respirar u otros síntomas graves, busca atención médica.

Más galerías de fotos



Escrito por denise minger | Traducido por jaime alvarez