Restricciones en la dieta de pacientes con insuficiencia renal.

El riñón es un órgano que elimina el exceso de desechos y líquidos del cuerpo. Cuando los riñones comienzan a fallar, el proceso para mantener los líquidos y los nutrientes llega a ser interrumpido. La insuficiencia renal puede ser tratada con hemodiálisis, diálisis peritoneal o con un trasplante de riñón. La nutrición juega un papel crítico en la enfermedad renal, y esta a veces puede ser compleja. Las proteínas, los líquidos, el sodio, el potasio y el fósforo deben ser controlados, dependiendo de la fase de insuficiencia renal en la que se encuentre el paciente.

Proteína

La enfermedad renal crónica es la pérdida de la función renal a largo plazo. La enfermedad renal crónica (CKD por su sigla en inglés) es el estadio del riñón antes de que el paciente requiera diálisis. Un riñón saludable puede filtrar productos de desecho producidos por las proteínas de la dieta. Con CKD, las necesidades de proteínas son a menudo restringidas, para controlar la acumulación de desechos proteínicos. La recomendación general es de 0,6 a 0,75 gramos de proteínas por kilogramo de peso corporal por día para pacientes con CKD. Una vez que el paciente se realiza diálisis o un trasplante de riñón, los requerimientos de proteínas generalmente se incrementan de 1,2 a 2 gramos de proteínas por kilogramo de peso corporal por día, dependiendo de las necesidades específicas del paciente.

Líquidos y sodio

Los riñones saludables regulan los niveles de líquidos y sodio. Si hay mucho sodio y líquidos en el cuerpo, esto provoca la elevación de la presión arterial, lo cual puede ser una causa potencial de un accidente cerebro vascular. Cuando los riñones están fallando, la ingesta de sodio y líquidos debe ser controlada. La recomendación general de sodio para los pacientes con enfermedad renal es de 1.000 a 3.000 miligramos por día, los cual depende de los requerimientos individuales. La recomendación para el control de líquidos varía para cada individuo. Entre los factores que determinan cuánto líquido debe restringirse incluyen la cantidad de peso ganado recientemente, la producción de orina y la hinchazón.

Potasio

El potasio es un mineral regulado por los riñones. La insuficiencia renal puede causar que haya mucho potasio en la sangre, lo cual puede provocar severos problemas médicos que afecten al corazón. Una recomendación común de potasio en la dieta es de 2.000 a 3.000 miligramos por día para pacientes con elevados niveles de potasio. Entre los alimentos con alto contenido de potasio se encuentran los plátanos, las naranjas, las papas, los tomates, las frutas secas, las nueces y las legumbres. Deberás consumir estos alimentos en cantidades limitadas.

Fósforo

Con insuficiencia renal, el fósforo no puede ser excretado apropiadamente, aumentando sus niveles en la corriente sanguínea. Su acumulación provoca que el calcio sea liberado por los huesos, lo que los deja débiles y frágiles. Los elevados niveles de fósforo en la sangre pueden provocar que se formen depósitos peligrosos en órganos vitales. La recomendación general de fósforo para pacientes con CKD es de 10 miligramos por kilogramo de peso corporal. Para pacientes que con hemodiálisis y diálisis peritoneal, la recomendación es menos de 900 miligramos por día. Entre los alimentos y bebidas con alto contenido de fósforo se encuentran los productos lácteos, las nueces, los frijoles, el chocolate, la cola oscura, la cerveza y los cereales de salvado. Deberías limitar estos alimentos en tu dieta. También deberías consultar a un médico o dietista antes de empezar un plan nutricional para padecimientos renales.

Más galerías de fotos



Escrito por sondra clarkson | Traducido por karly silva