Restricciones en la dieta musulmana

Es posible que hayas visto cómo en algunas etiquetas de comida está escrita la palabra "halal". Esto quiere decir que ese alimento fue preparado de acuerdo a las restricciones de la dieta musulmana. Muchos musulmanes practicantes se guían por ciertos preceptos para comprar sus alimentos en distintas presentaciones. La Universidad of Toronto señala que las escrituras islámicas acentúan la necesidad de ingerir comida legal y pura, ya que el alimento influye en el alma, el corazón y la mente.

Comidas legales y puras

La Muslim Food Board señala que la palabra árabe "halal" quiere decir permitido o legal. En lo que se refiere a la comida es una palabra que designa por lo general al método en que se mata y prepara a los animales para obtener su carne y preparar productos que la contengan. De acuerdo con la ley islámica los animales deben ser sacrificados en una forma compasiva y debe drenarse toda su sangre si el objetivo es que el alimento sea halal. De acuerdo con las escrituras islámicas, los alimentos también deben ser "tayyib" o puros. Esto quiere decir que los animales sacrificados deben comer alimentos limpios y naturales. Se cree que la comida pura también excluye el uso de aditivos dañinos como pesticidas y colorantes artificiales, pero la pureza es vigilada con menos severidad que la cualidad halal de la comida.

Ingredientes animales

Dado a que toda la carne halal debe prepararse con base en los métodos permitidos por la ley islámica, los productos alimenticios también deben ser elaborados con ingredientes halal. Existen productos que no contienen carne y que sin embargo no se consideran "halal" porque contienen ingredientes derivados de animales que no fueron sacrificados por el procedimiento halal. Algunos de estos casos son el yogur, los dulces y otras comidas que contengan gelatina, cuajo u otros ingredientes gelificantes que provengan de fuentes animales. Los productos lácteos se consideran halal a menos que contengan encimas animales añadidas u otros ingredientes. Además de esto, las escrituras islámicas prohíben comer animales carnívoros y animales en general que hayan muerto por causas naturales o por accidentes.

Productos del cerdo

De la misma forma que lo que sucede en la tradición judía, las restricciones musulmanas prohíben comer cerdo o productos derivados o parcialmente formados por este animal. Información de la Universidad of Toronto señala que esto incluye cualquier alimento originado en el puerco, como la carne, el tocino, el jamón o la manteca. El islam prohíbe incluso el consumo de alimentos que contengan pequeñísimas cantidades de cerdo en forma de añadidos como la gelatina de los huesos del cerdo, ya que también eso vuelve impuro el alimento.

Alcohol

La ley de la dieta musulmana prohíbe ingerir alcohol u otras sustancias estupefacientes, entre las que se incluyen las bebidas alcohólicas como el vino, la cerveza, el ron y el vodka. Incluso aderezar la comida con un par de gotas de alcohol como vino o ron volvería ilegal ese alimento. Los musulmanes también evitan los alimentos que puedan contener alcohol como algunos tipos de chocolates gourmet y ciertos extractos de vainilla, que pueden llegar a contener más de 50% de alcohol.

Más galerías de fotos



Escrito por nadia haris | Traducido por karly silva