Las respuestas del ritmo cardíaco al ejercicio

En cualquier momento en que te muevas, debes usar los músculos de tus miembros y torso, llamados músculos esqueléticos. Estos músculos requieren de un incremento de oxígeno durante su uso, así que tu corazón debe bombear más rápido para entregarles más oxígeno a los músculos que se ejercitan a través de tus arterias. El ejercicio involucra retar a muchos músculos lo cual resulta en un incremento significativo del ritmo de bombeo de tu corazón que se conoce como la respuesta del ritmo cardíaco al ejercicio.

Influencias fisiológicas

Las principales razones por las que existe una respuesta del ritmo cardíaco al ejercicio son fisiológicas, lo cual significa que son funciones normales de tus sistemas de órganos. La actividad incrementada en los nervios de tus músculos que trabajan crea un incremento en la actividad del sistema nervioso simpático. El sistema nervioso simpático induce lo que se conoce como la respuesta de estrés o pelea, que incluye un incremento en el ritmo cardíaco así como un incremento en la presión sanguínea, temperatura corporal y la disminución en la velocidad de la digestión entre otros cambio. Entre más fuerte te ejercites, más alta será la actividad de tu sistema nervioso simpático y por lo tanto, más alto será el ritmo cardíaco hasta que llegues a su nivel máximo. Además de un incremento en la actividad nerviosa simpática, el ejercicio causa que tu cuerpo libere hormonas de estrés. Las principales hormonas de estrés son la epinefrina y la norepinefrina, ambas de las cuales contribuyen a la respuesta del ritmo cardíaco durante el ejercicio.

Influencia ambiental

Ciertas condiciones ambientales pueden afectar tu respuesta de ritmo cardíaco al ejercicio. Por ejemplo un calor o frío extremos por lo general incrementan la respuesta de tu ritmo cardíaco al ejercicio. La razón de este efecto del calor es que tu corazón debe bombear sangre a la superficie de tu piel para refrescarla además de dar oxígeno a tus músculos. El frío extremo induce una respuesta de incremento del ritmo cardíaco debido a que tu sistema circulatorio debe trabajar más duro para mantenerte caliente y tus vasos sanguíneos se contraen un poco. Los vasos sanguíneos contraídos implican que la sangre fluye con menos libertad y que el corazón necesita bombear más rápido como respuesta para poder suministrar suficiente sangre llena de oxígeno a través de esas arterias estrechas. La altitud elevada causa un incremento en la respuesta de tu ritmo cardíaco al ejercicio porque hay menos oxígeno en el aire y por lo tanto, tu corazón debe trabajar más rápidamente para suministrar suficiente oxígeno a tus músculos.

Tipo de ejercicio

El modo o tipo de ejercicio que realices afectará a la respuesta de tu ritmo cardíaco al ejercicio. El ejercicio que usa la parte superior del cuerpo, como esquiar, por lo general causa una respuesta de tu ritmo cardíaco incrementada. Este respuesta más fuerte es debido a que tus brazos contienen vasos sanguíneos más pequeños y cuando se contraen durante el ejercicio, tu corazón tiene que trabajar más fuerte para suministrar suficiente oxígeno a los músculos involucrados en el ejercicio. La posición de tu cuerpo también afecta a la respuesta de tu ritmo cardíaco. El ejercicio hecho en una posición horizontal, como nadar, resulta en una respuesta de tu ritmo cardíaco más bajo al ejercicio porque tu corazón no tiene que trabajar contra la gravedad para suministrar sangre a la parte superior de tu cuerpo y a tu cerebro.

Efectos a largo plazo

El entrenamiento de ejercicio a lo largo de periodos largos de tiempo puede afectar a la respuesta de tu ritmo cardíaco al ejercicio. Alguien que tiene una condición mala tendrá una respuesta cardíaca al ejercicio más fuerte que alguien que tiene buena condición física. El cuerpo humano ha evolucionado para intentar permanecer en una homeostasis (o un estado de equilibrio) porque esto ahorra energía. Si tu te ejercitas consistentemente, tu cuerpo se adapta de manera que se mantiene más homeostático aún durante periodos de estrés físico. Algunos de estos métodos incluyen un uso más eficiente del oxígeno en los músculos, un bombeo de sangre más poderoso y unos vasos sanguíneos más relajados y elásticos. Por lo tanto, si estás entrenado, tu ritmo cardíaco aún se incrementará durante el ejercicio pero tendrás que ejercitarte en intensidades más altas para obtener el mismo incremento del ritmo cardíaco que como lo hacías cuando no estabas entrenado.

Más galerías de fotos



Escrito por molly sorlien | Traducido por laura gsa