Respuesta a largo plazo del músculo al ejercicio

El ejercicio genera una tensión en tu cuerpo que provoca cambios en tu fisiología. Estos cambios hacen posible que puedas realizar las actividades que deseas de manera más eficaz y eficiente. Sin embargo, estos cambios toman tiempo y se perderán si no mantienes tu actividad. El ejercicio aeróbico y de resistencia a largo plazo provoca diferentes cambios en los músculos que se producen durante un período significativo.

Las mitocondrias

Las mitocondrias dentro de las células musculares son responsables del metabolismo aeróbico para producir energía durante el ejercicio. Si tienes más mitocondrias dentro de los músculos, los músculos pueden producir más energía en cualquier momento. Esto es exactamente lo que ocurre dentro de tus fibras musculares en respuesta al entrenamiento de resistencia regular. Tu cuerpo aumenta la cantidad de energía que producen las mitocondrias, lo que mejora a su vez tu condición física y resistencia.

La fibra muscular

El entrenamiento de resistencia regular a largo plazo induce un cambio en el tamaño de las fibras musculares. Este entrenamiento hace que los músculos se hipertrofien, es decir que las fibras musculares que forman tus músculos aumentan de tamaño. Tus fibras musculares pueden aumentar en tamaño de sección transversal entre 20 y 45 por ciento. Sin embargo, se necesitarán al menos 16 sesiones regulares de ejercicio antes de empezar a ver un cambio en el crecimiento muscular, de acuerdo con Len Kravitz, PhD, de la University of New Mexico.

Capilarización

La densidad capilar se refiere al número de capilares que irrigan un músculo. Los capilares son los vasos sanguíneos más pequeños que aportan al músculo que trabaja sangre rica en oxígeno mientras eliminan el dióxido de carbono perjudicial. Con ejercicio regular, tus músculos pueden aumentar la densidad capilar, un aumento de 5 a 20 por ciento puede aparecer dentro de las 12 semanas de ejercicio regular, de acuerdo con "Exercise Physiology". Una mayor adaptación será evidente en el largo plazo. Esta adaptación permite una mayor resistencia en los músculos que trabajan.

Fuerza

El entrenamiento de resistencia regular con sobrecarga, o un aumento progresivo de peso o resistencia, pueden hacer que tus músculos ganen fuerza. Los músculos se adaptan a cualquier tipo fuerza que necesites. Por ejemplo, los atletas como los lanzadores de peso pueden necesitar resistencia de velocidad para producir una gran cantidad de fuerza en un corto período. Cualquiera sea la sobrecarga de estímulos que das a tus músculos (siempre y cuando entrenes específicamente para tu deporte o actividad) se traducirá en un aumento de la fuerza necesaria.

Más galerías de fotos



Escrito por laura niedziocha | Traducido por mar bradshaw