Las responsabilidades de las familias con niños problemáticos

Las familias con niños problemáticos pueden luchar con la culpa y sentirse juzgados por la comunidad. Por otra parte, ellos experimentan frustración y luchan con cómo balancear las necesidades de sus hijos con las grandes necesidades de la familia. Las familias de los niños problema cargan con muchas responsabilidades, no sólo de si mismos, pero también de otros parientes y de la comunidad en general. Satisfacer estas necesidades regularmente requiere asistencia externa.

Protege al niño y a la comunidad

Una de las principales responsabilidades de las familias con niños problemáticos es garantizar la seguridad del niño y de aquellos que lo rodean. Si un niño está en riesgo de lastimarse o a otros, la familia debe contactar a la policía, los servicios de intervención de crisis o llevar al niño a la sala de emergencias para que pueda recibir la atención apropiada. Aunque es doloroso llamar a la policía por su hijo o ingresarlo para una atención psiquiátrica hospitalaria, esto puede ser lo mejor para los intereses de todos, especialmente del niño.

Busca ayuda externa

Aunque algunas familias no son tan abiertas para recurrir a personas externas como los trabajadores de salud mental, consejeros escolares, funcionarios de la iglesia y amigos de la familia, para las familias de niños problemáticos, esto suele ser esencial. A menudo, los problemas de los niños problemáticos son simplemente demasiado para que la familia lo maneje sin ayuda profesional y apoyo emocional. Al tratar de esconder los problemas del niño o de trabajar solos para arreglar los problemas que no se sienten preparados para manejar, los padres usualmente perjudican a sus hijos y a ellos mismos.

Sigue las recomendaciones de un profesional

Si un niño está siendo tratado por un trabajador de salud mental, tiene un caso de justicia juvenil abierto o si la familia tiene un caso de servicio social abierto, es la responsabilidad de la familia seguir las recomendaciones del terapeuta del niño, psiquiatra, trabajador social o funcionario de libertad condicional. Si la familia no está de acuerdo con las recomendaciones del profesional, deben consultar a un abogado o conseguir una segunda opinión de otro proveedor en lugar de simplemente ignorar lo que dictan los proveedores de servicio del niño.

Crianza y apoyo

Aunque los padres de niños problemáticos pueden sentirse frustrados con el comportamiento de sus hijos, no obstante es importante proveerles un ambiente en el hogar que sea amoroso, solidario y que conduzca al crecimiento personal, explica el National Institutes of Mental Health. Si los niños se sienten juzgados o rechazados en sus casas, pueden luchar para superar sus problemas emocionales y de comportamiento. Por lo tanto, proporcionar un apoyo constante y una disciplina amorosa es una responsabilidad importante.

Más galerías de fotos



Escrito por anna green | Traducido por karly silva