La responsabilidad de los padres en la educación de los jóvenes

Uno de los principales indicadores de alto rendimiento estudiantil es el nivel de participación de los padres en su educación. Involucrarse apoya y mejora el aprendizaje de los estudiantes, lo que conduce a una mayor autoestima. Esto no requiere un gran compromiso de tiempo. Tu hijo es tu mayor inversión, por lo tanto pasa algún tiempo para cultivar su educación y asegurar un futuro positivo para él.

Aporta una rutina diaria

Asegúrate de que tu niño se sienta cómodo al tener una rutina diaria en el hogar. Puedes insistir en que comience su tarea tan pronto como llegue a casa o darle 30 minutos de tiempo libre antes de ponerse serio. Cualquiera que elijas, se coherente para que sepa para lo que debe prepararse. Siéntate a la hora de comer juntos todas las noches para hablar sobre el día con la familia. Esto involucra a los padres en el proceso educativo de los niños, sugiere Kyla Boyse, RN, de la Universidad de Michigan Health System. El intercambio de información da a los padres una visión de los problemas o éxitos que el niño tiene en la escuela. Mantén un horario específico para que tu hijo está totalmente descansado para un día de aprendizaje.

Comunícate regularmente con los profesores

La tecnología simplifica la comunicación con los profesores. Aunque una conferencia cara a cara o una llamada telefónica pueden hacer el truco, la comunicación por mensaje de texto o correo electrónico es instantánea. Puedes utilizar una combinación de métodos, siempre y cuando te mantenga informado sobre el progreso de tu hijo. Esto demuestra que realmente te importa y que se invierte en su educación, dispuesto a ir la milla extra para asegurar su logro. Pónte en contacto con los maestros semanalmente o cada dos semanas para conocer detalles acerca de lo que tu hijo aprende o completa durante la semana. Si la clase tiene un boletín semanal, léelo cuidadosamente y haz las preguntas que tengas.

Ayúdalo con los deberes

Proporciona un espacio tranquilo para que tu hijo trabaje en casa, libre de distracciones. Este podría ser el dormitorio o la cocina. Siéntate con él y discute los objetivos y las orientaciones de las tareas para comprobar su comprensión. Debe trabajar de forma independiente tanto como sea posible y sólo apoyarse en los padres si tiene preguntas. Revisa cuidadosamente la tarea una vez completada y asegúrate de que la pone en una carpeta o en un cuaderno para no perderla en el camino a la escuela. Debes saber siempre cuando hay una prueba o examen en el calendario, para ayudar a tu hijo a prepararla. Al hacer esto, modelas las buenas técnicas de estudio que va a utilizar durante toda su carrera educativa.

Tiempo de voluntariado en la escuela

Tener presencia en la escuela de tu hijo dice al personal y a tu hijo que te tomas la educación en serio. Podrías acompañar en tareas de campo, leer o ser voluntario de clase si tu horario te lo permite. Cuando los padres pasan tiempo en la escuela, aprende acerca del entorno y de las actividades diarias de su hijo para entender mejor a lo que estos se enfrentan, sugiere Anita Gurian, PHD de NYU Child Study Center.

Más galerías de fotos



Escrito por victoria thompson | Traducido por susana lópez millot