Cómo respirar mientras haces una caminata intensa

La caminata intensa puede lucir como una cosa sencilla de hacer, sólo te pones los zapatos y sales a caminar ¿cierto? Mientras caminar puede ser una forma efectiva de ejercicio para cualquiera que es lo suficientemente inquieto como para hacerlo, hay cosas que puedes hacer para convertirte en un mejor caminador y hacerlo más eficientemente. Enfocándote en respirar, serás capaz de incrementar tu eficiencia, informa la American Council on Exercise. Prueba algunas técnicas básicas para convertirte en un mejor respirador.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Siéntate en un lugar silencioso para practicar técnicas de respiración en casa antes de comenzar tu caminata. Siéntate en el borde de la silla, aprieta tus abdominales para enderezar tu postura y coloca ambos pies en el piso.

  2. Cierra tu boca e inhala por tu nariz expandiendo tu diafragma mientras respiras contando hasta dos. Coloca tu mano en tu vientre para asegurarte de que tu diafragma se mueve hacia afuera mientras inhalas.

  3. Mantén la respiración durante una cuenta de dos.

  4. Mantén tu boca cerrada mientras exhalas durante una cuenta de cuatro. Mantén tu mano en tu vientre para que puedas sentir tu diafragma moviéndose hacia adentro mientras exhalas.

  5. Continúa contando tus respiraciónes hasta que tengas un ritmo sólido, dos segundos inhalando, manteniendo la respiración durante dos segundos y exhalando durante cuatro segundos. Cuando has fijado un ritmo es tiempo de practicar tu respiración mientras haces tu caminata vigorosa.

  6. Comienza tu calentamiento caminando lentamente durante cinco o diez minutos. Durante este tiempo no caminarás tan intensamente como lo harás durante la mayor parte de tu entrenamiento, así que usa este tiempo para enfocarte en tu respiración. Cuenta tus inhalaciones y exhalaciones con tus pasos. Primero, inhala por la nariz por dos pasos.

  7. Mantén tu respiración por dos pasos y después exhala por cuatro pasos. Continúa con este patrón durante tu calentamiento hasta que salga de forma tan natural que no tengas que no tengas que pensar al respecto.

  8. Ajusta tu respiración mientras te apresuras en la parte "poderosa" de tu entrenamiento. Ya que estarás caminando rápido, podrías decidir inhalar por tres pasos, mantener la respiración por tres y exhalar por seis pasos. La idea es establecer respiraciones profundas hasta el vientre que proveerán a tu cuerpo un incremento de oxígeno, así que trabaja en el ritmo hasta que encuentres un patrón que funcione bien para ti.

Consejos y advertencias

  • Si no estás cómodo respirando por la nariz todo el tiempo está bien respirar por la boca. Respirar por la nariz permite que el aire frío se caliente antes de golpear tus pulmones, pero está bien cambiarlo si no te funciona. Si tienes asma o alergias el American College of Sports Science recomienda respirar por la nariz ya que puede ayudar a filtrar polen y otras partículas irritantes.

Más galerías de fotos



Escrito por nicole vulcan | Traducido por esther guerrero