¿Cómo respiran los bebés en la matriz?

Tu bebé no nacido no respira por la boca y nariz mientras está en la matriz. El nacimiento es la ocasión en que los bebés respiran por primera vez. Hasta su salida desde el vientre, el bebé se desarrolla en un ambiente lleno de líquido amniótico. A diferencia de los pulmones, que se expanden y contraen durante la respiración, los pulmones de un bebé no nacido están sin desarrollar, no inflados y llenos de líquido amniótico. En cambio, el feto en desarrollo recibe todos los beneficios de la respiración, incluyendo oxígeno, con la ayuda de la madre.

Respiración normal

Tus pulmones y el sistema circulatorio, el cual incluye el torrente sanguíneo, transporta oxígeno y nutrientes a tu cuerpo y ayuda a eliminar los desechos del cuerpo. La respiración normal, la inhalación y la exhalación, utiliza los pulmones para mover el aire oxigenado a los vasos sanguíneos para su transporte a la circulación sanguínea. Los mismos sistemas eliminan el dióxido de carbono de la sangre y proporcionan nutrientes para el cuerpo. El sistema circulatorio del bebé aún se está desarrollando mientras está en la matriz, por lo que el cordón umbilical y la placenta, que conecta al bebé y la madre, hace el trabajo que normalmente realizan los pulmones.

Respiración sustituta

El bebé nonato intercambia oxígeno y dióxido de carbono con la madre a través de la placenta y el cordón umbilical. La sangre de la madre circula a través de la placenta y también lleva nutrientes al bebé. La placenta está adherida a la pared uterina y al cordón umbilical, que está unida a la bebé. La madre, en efecto, respira por el bebé. La madre inhala y respira el aire oxigenado, que pasa a través de su sistema circulatorio al bebé a través de la placenta y el cordón umbilical. El dióxido de carbono regresa del bebé a través del cordón umbilical y la placenta a la madre, que exhala y elimina los desechos de su cuerpo.

Práctica de respiración y el surfactante

Aunque tu bebé no nacido no respira aire, obtiene práctica de respiración mientras está en el útero. A cerca de nueve semanas en el embarazo, el feto comienza a involucrarse en movimientos que se asemejan a la respiración. El feto consigue más práctica de respiración cuando inhala y exhala líquido amniótico cerca del final del embarazo. La práctica de respiración prepara al feto a respirar de forma rápida y eficaz después del nacimiento. El cuerpo de la madre produce surfactante en el líquido amniótico en cantidades crecientes conforme el embarazo continúa. El feto necesita el revestimiento del agente surfactante en el interior de los pulmones para mantener los sacos de aire de los pulmones abiertos y evitar el colapso de los pulmones.

Primer aliento

Tu bebé toma su primer aliento cuando llora por primera vez después del nacimiento. Algunos bebés lloran por su cuenta, mientras que otros necesitan un poco de ayuda del médico o las enfermeras. El bebé recién nacido jadea mientras que experimenta el cambio brusco en el entorno que sigue al nacimiento. El cordón umbilical se corta y el recién nacido comienza a utilizar sus pulmones. Ahora que el bebé está respirando por sí mismo, inhalando y exhalando a medida que sus pulmones se inflan y el líquido amniótico se drena, más sangre fluye a los pulmones y los vasos sanguíneos conforme el oxígeno se desplaza a través del cuerpo y el dióxido de carbono es expulsado.

Más galerías de fotos



Escrito por gail sessoms | Traducido por roberto garcia de quevedo