Respiración rítmica en la natación

Cómo respiras mientras nadas puede hacer la diferencia entre una sesión de ejercicios que te deje lleno de energía y una que te deja jadeando por aire. La natación es un deporte de técnica intensiva y desarrollar una cómoda respiración rítmica toma una buena sincronización, técnica adecuada y mucha práctica.

Frecuencia respiratoria

Como principiante, puedes intentar contener la respiración durante la brazada de estilo libre, y sólo respirar cuando no puedas ir sin aire por más tiempo. Debido a que levantas la cabeza en alto tanto para exhalar y luego inhalar por encima del agua, se interrumpe el movimiento hacia adelante y causas turbulencia. En su lugar, empieza a exhalar lentamente, tan pronto como tomes un respiro y sopla sacando el aire cuando tu cara está todavía en el agua. Coordina qué tan rápido exhalas contra la presión del agua con tu brazada, de modo que tomes un respiro cuando tu brazo de "recuperación" regresa por encima.

Respirar cada tres brazadas

Respirar por ambos lados ayuda a construir la fuerza de manera uniforme en ambos lados de tu cuerpo. Tú, naturalmente, favoreces un lado sobre el otro, aunque a veces, forzarte a respirar en tu lado más débil puede provocar tortícolis y torcer los músculos de los hombros. La respiración bilateral por lo general implica respirar cada tres brazadas. Tú alternas la respiración a la izquierda y en el lado derecho. El patrón rítmico no debe dejar que te falta el aire, sin embargo, por si te sientes incómodo, respira cada otra brazada. Práctica nadar vueltas "pares" respirando en tu lado derecho, y vueltas "impares" respirando a tu lado izquierdo.

Paciencia

La respiración rítmica en la natación se trata de relajarse y encontrar tu propio ritmo. No se puede acelerar el proceso de la búsqueda de tu zona de confort. El estilo libre es particularmente difícil, pero la respiración apropiada durante la brazada también requiere práctica y paciencia. En la brazada de pecho, tomas un respiro y calculas tu próxima respiración para que no interfiera con tu posición aerodinámica en el agua. Como en el estilo libre, exhalas lentamente bajo el agua y tomas tu próximo respiro cuando sales a la superficie. Respirar lenta y rítmicamente gradualmente aumenta tu capacidad pulmonar y tu condición física también.

Ejercicios / recomendaciones

Ciertas técnicas y ejercicios te ayudarán a llegar a tu meta de respiración. Puedes respirar cuando quieras al nadar estilo de espaldas, pero practicar respirar por la boca y luego exhalar por la nariz te ayudará a asegurar un flujo constante de oxígeno, de acuerdo con el campeón olímpico Janet Evans, en "Janet Evans' Total Swimming.". Practica la respiración estilo libre al eliminar otras distracciones. Utiliza una tabla flotadora en frente de ti mientras que estas boca abajo en el agua y pataleando. Realiza una vuelta haciendo un patrón de respiración "cada tres", y luego cambia la respiración por cada brazada en el camino de regreso. El estilo de mariposa con un sólo brazo ayuda a mejorar la posición del cuerpo y perfeccionar tu respiración y sincronización durante tu brazada.

Más galerías de fotos



Escrito por barrett barlowe | Traducido por adrian tobon