Respiración profunda para reducir mareos

Los mareos pueden tener varias causas, desde desórdenes neurológicos hasta factores externos como el uso de drogas. La respiración anormalmente rápida, o hiperventilación, puede interrumpir el equilibrio de oxígeno y dióxido de carbono en tu cuerpo, lo cual también puede causar mareos. Si tu mareo está relacionado con la respiración, una simple técnica de respiración podría ecualizar los gases en tu sangre para ayudar a aliviar la molestia. La clave para la respiración profunda para reducir mareos es disminuir la vías respiratorias, lo cual hará que tu respiración sea más lenta.

Nivel de dificultad:
Fácil

Instrucciones

  1. Siéntate o acuéstate en una posición cómoda. Acostarte podría evitar que te caigas si el mareo empeora.

  2. Posiciona tus manos sobre tu estómago y rostro. Coloca una mano en tu abdomen. Cierra la boca y coloca el pulgar de tu otra mano contra una fosa nasal. Si tienes una congestión de los senos nasales, el pulgar que utilices dependerá de la fosa nasal que esté despejada.

  3. Inhala lentamente a través de tu fosa nasal libre. Infla tus pulmones lo más posible. Deberías sentir cómo se eleva tu abdomen mientras respiras.

  4. Aguanta la respiración un segundo, luego cierra ambas fosas nasales y coloca tus labios como si quisieras silbar.

  5. Exhala lentamente y vacía tus pulmones lo más posible. Deberías sentir cómo se hunde tu abdomen mientras exhalas. Repite entre 5 y 10 veces.

  6. Relájate y respira normalmente. Espera al menos un minuto, luego siéntate lentamente para evitar marearte de nuevo.

Consejos y advertencias

  • Consulta con tu médico si experimentas mareos frecuentemente.

Más galerías de fotos



Escrito por julia michelle | Traducido por ana grasso