Respiración corta durante el ejercicio

La dificultad para respirar durante el ejercicio es la forma en que tu cuerpo te dice una serie de cosas. Antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, especialmente si tienes sobrepeso, si no te has ejercitado recientemente o si no has sido diagnosticado con una condición médica, debes hacerte un examen físico completo por tu médico. Discute las diversas formas de ejercicio con tu médico que te proporcionan un entrenamiento completo para aumentar gradualmente tu resistencia y aguante.

Síntomas

Uno de los síntomas más comunes de la falta de aire es una respiración rápida y superficial, según el Dr. Moira Fordyce que escribe para The AGS Foundation for Health in Aging. La respiración rápida significa que no estás recibiendo todo el oxígeno que deberías. Tu cuerpo necesita la cantidad adecuada de oxígeno para un funcionamiento óptimo. Una sensación de mareo es también un síntoma de la falta de aire que puede ser causada por el esfuerzo o ejercicio. La sensación de mareo o desmayo se siente es porque tus células no están recibiendo la cantidad adecuada de oxígeno. Cuando las células tienen oxígeno insuficiente o les falta del todo, dejan de funcionar como deberían.

Causas físicas

El ejercicio en exceso cuando se empieza una rutina es una de las causas más comunes de falta de aliento durante el ejercicio. Tu cuerpo necesita por lo general aumentar la duración y el esfuerzo al hacer ejercicio con el fin de aumentar los beneficios aeróbicos, quemar grasa y aumentar la resistencia muscular y aeróbica. Tratar de hacer demasiado en poco tiempo hace que exista un exceso de presión sobre los pulmones y esto aumenta el ritmo cardíaco a medida que el corazón y los pulmones tratan de mantener valores adecuados de oxígeno y nutrientes para los músculos.

Causas médicas

Las condiciones médicas tales como enfermedades del corazón, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, también conocida como EPOC, enfisema, asma, o el sobrepeso o la obesidad pueden hacer que sientas falta de aliento durante el ejercicio. Cuando tu cuerpo no es saludable y haces ejercicio, colocas presión adicional en el corazón y los pulmones para suministrar sangre y nutrientes para las células del cuerpo, los tejidos y los órganos, que mejoran la función muscular. Fumar también puede causar dificultad para respirar, debido a la disminución de la función de los pulmones.

Estrategias de afrontamiento

Tu médico te aconsejará sobre los tipos de ejercicios con los que debes empezar, así como la duración de tu nuevo programa de ejercicios. Sigue el consejo de tu médico en cuanto a tipo, la duración y el número de ejercicios con los que debes comenzar para ayudar a prevenir la falta de aliento, mareos y caídas o accidentes posibles. Al aumentar gradualmente su duración y los niveles de esfuerzo, puedes ayudar a que tu cuerpo se beneficie de los pulmones más fuertes, un corazón más fuerte y unos músculos más fuertes.

Rutinas de ejercicios

Comienza con una caminata lenta, ya sea en una caminadora o al aire libre. Camina varias veces a la semana para empezar, comenzando con una duración de 20 a 30 minutos. Poco a poco aumenta la velocidad y la distancia hasta que notes un cambio en tu capacidad de caminar más lejos, más rápido y por más tiempo. Añade poco a poco otras formas de ejercicio a tu rutina, incluyendo el entrenamiento de fuerza, estiramiento y aeróbicos de bajo y alto impacto en tus programas de ejercicios semanales.

Más galerías de fotos



Escrito por denise stern | Traducido por daniel cardona