La respiración adecuada durante las abdominales

Respirar correctamente mientras haces abdominales puede aumentar su eficacia, mediante la activación de las fibras musculares abdominales adicionales y estimulándolas con mayor profundidad. La tendencia a contener la respiración mientras realizas ejercicios abdominales es innegable, pero tener conciencia de la respiración y respirar a través del dolor puede dar lugar a más fuertes y más planos músculos abdominales.

Espera al exhalar

"Exhala cuando haces un esfuerzo" es la regla de oro para recordar la técnica de respiración adecuada, mientras que haces abdominales. Eso significa que debes exhalar mientras levantas la parte superior de tu cuerpo del piso. Para mayor fuerza muscular, exhala con fuerza al levantarte, incluso haciendo una pausa por un momento en la parte superior del ejercicio, implica la máxima participación de la fibra muscular abdominal que se contrae para ayudar a los pulmones a expulsar el aire.

Espera al inhalar

Centrarse sólo en la exhalación es un error, porque incluso más importante que la exhalación es la inhalación. La inhalación entrega la tan necesaria sangre y oxígeno a los músculos abdominales, proporcionándoles el combustible que necesitan para continuar contrayéndose. Las inhalaciones profundas también ayudan a disminuir el dolor único experimentado durante los ejercicios de abdominales, lo que te permite hacer más repeticiones y obtener mejores resultados.

Respiración lenta y controlada

La respiración debe ser hecha de una manera lenta y constante. Sincroniza la abdominal con tu respiración. No aceleres la respiración o el movimiento de la abdominal cuando te empiece a doler. En su lugar respira lenta y controladamente para obtener los mejores resultados, respirando profundamente y exhalando profundamente. Tienes que ir más allá del punto de dolor, sintiendo la sensación de calambres en tu abdomen, para obtener el mayor beneficio.

Hiperventilación

La hiperventilación puede ser resultado de respirar más de lo que necesita el cuerpo, también conocida como hiperventilación. Los cambios químicos se producen durante la respiración excesiva que hace que el nivel de dióxido de carbono en la sangre disminuya. Esto reduce el flujo de sangre al cerebro, lo que puede resultar en problemas del sistema nervioso, tales como debilidad, mareo y confusión, entre otras cosas. La respiración rápida superficial tiende a causar hiperventilación, en lugar del método lento y controlado de respiración.

No contengas la respiración


Contener la respiración aumenta la presión arterial.

No te preocupes si te encuentras inhalando cuando deberías estar exhalando. Lo más importante es que estás respirando. Contener la respiración aumenta tu presión arterial, lo cual puede ser peligroso. Si te sientes mareado y tu cara está roja, es probable que hayas contenido tu respiración y no te has dado cuenta. La respiración es algo natural, excepto cuando trabajas los abdominales, por alguna razón. Siempre recuerda respirar al hacer abdominales y todos los ejercicios abdominales.

Más galerías de fotos



Escrito por becky miller | Traducido por juan orduna