Cómo resolver conflictos familiares

Los conflictos son inevitables en las familias, pero la manera de resolverlos marca una gran diferencia. Las familias, que resuelven con calma los conflictos, se vuelven más cercanas al aprender unos de otros y tener consideración por los sentimientos de los demás. Sin embargo, cuando no se solucionan los conflictos puede surgir el odio entre los miembros de la familia, crecer el resentimiento y tomar posturas. Sin importar que los conflictos de tu familia no sean graves o implican años de disputas sin resolver, intenta restablecer la paz al buscar una solución que beneficie a todos los involucrados.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Plantea el problema y determina quiénes deben colaborar juntos para encontrar una solución. Cuando los miembros de una familia identifican con claridad el problema, pueden solucionarlo. Sin embargo, cuando la gente no reconoce el problema o lo evita, una solución exitosa se vuelve imposible.

  2. Establece reglas para solucionar el conflicto. Antes de ver cómo resolverlo, plantea reglas. Por ejemplo, que nadie ponga sobrenombres o grite. Haz que tomen descansos breves, si la situación empeora y enfatiza la importancia de solucionar el problema con calma.

  3. Haz una lista de ideas para resolver el problema. Permite que todos los involucrados participen para encontrar la solución. Al listar las ideas, no juzgues si cada solución es buena o mala, en cambio, crea una lista de posibles soluciones.

  4. Evalúa el riesgo y los beneficios de cada solución potencial. Escucha la opinión de cada miembro de la familia sobre las ventajas y desventajas de las soluciones.

  5. Busca una solución en equipo. Trata de lograr un consenso sobre cuál es la mejor solución para resolver el conflicto. Préstate a la negociación y fomenta la apertura familiar a nuevas soluciones.

  6. Identifica cómo cada miembro de la familia participará en la solución. Cada persona debe determinar qué va a hacer para solucionar el conflicto.

Consejos y advertencias

  • Habla en primera persona para expresar tus pensamientos y sentimientos.
  • Busca ayuda profesional si no se resuelve el problema calmadamente.

Más galerías de fotos



Escrito por amy morin | Traducido por diana i. almeida