Resistencia a la insulina e intolerancia a la glucosa

La resistencia a la insulina y la intolerancia a la glucosa son dos síntomas característicos de la prediabetes y la diabetes. Si ya te diagnosticaron prediabetes o diabetes, ahora debes aprender sobre el proceso de la enfermedad. Las personas a las que se les diagnosticó prediabetes pueden revertir el proceso y evitar desarrollar diabetes con la alimentación adecuada, y muchos diabéticos pueden llevar vidas perfectamente saludables, pero para esto se necesita esfuerzo y disciplina.

Metabolismo normal

El cuerpo de una persona sana que no tiene diabetes maneja la glucosa y otros nutrientes utilizando la energía que obtiene por medio de la alimentación para la actividad física. Al momento de ingerir alimentos el páncreas libera insulina, esta es la clave para que los nutrientes entren a las células del cuerpo. Cuando la energía no se utiliza para actividad física o funciones humanas básicas como la respiración y el latido del corazón, entonces esta se almacena como grasa.

Resistencia a la insulina

Si estás consumiendo con frecuencia más calorías, azúcares y grasas que las que tu cuerpo puede soportar puedes desarrollar resistencia a la insulina con el tiempo. La resistencia a la insulina ocurre cuando hay demasiada insulina atacando a tus células, lo que hace que pierda su efectividad. Entonces, la insulina no puede hacer que la glucosa entre a las células y esta permanece circulando en el torrente sanguíneo, lo que causa los niveles altos de azúcar en sangre.

Intolerancia a la glucosa

La intolerancia a la glucosa está muy relacionada con la resistencia a la insulina. Si padeces de resistencia a la insulina puedes desarrollar intolerancia a la glucosa, lo que significa que tu cuerpo no podrá ni siquiera manejar cantidades moderadas de glucosa. Para diagnosticar esta condición, tu médico te debe administrar una prueba de tolerancia a la glucosa en el que te pedirá que tomes una bebida hecha especialmente para esta prueba. Se medirá tu glucosa antes de ingerir la bebida y cada 30 minutos después de haberla bebido. Tu médico analizará los niveles de glucosa en tu sangre para determinar si tienes o no prediabetes o diabetes.

Manejo

Por lo general, la resistencia a la insulina y la intolerancia a la glucosa se pueden manejar con una dieta. Necesitarás dejar tus viejos hábitos de alimentación y adoptar un estilo de vida saludable. Puedes mejorar tu sensibilidad a la insulina con ejercicio y el cambio de alimentación y posiblemente podrás revertir el proceso por completo. Si ya eres diabético, también puedes manejar tu diabetes con ejercicio y una alimentación saludable, pero no podrás revertir el proceso por completo.

Más galerías de fotos



Escrito por elizabeth donahue, r.d., l.d.n. | Traducido por yarzeth ayala