Requisitos nutricionales para las mujeres embarazadas

En ningún otro momento en la vida son los beneficios de una buena nutrición tan obvios como lo son durante el embarazo. Los nueve meses de embarazo son un momento de intenso desarrollo y crecimiento cuando el feto depende de la ingesta de los alimentos de su madre para satisfacer sus propias necesidades nutricionales. Asegurándote de que estás obteniendo los nutrientes bien, puedes ayudar a prosperar a tu bebé.

Aumento de peso durante el embarazo

Tu peso durante el embarazo es importante porque el peso del recién nacido y su estado de salud dependen de ello. Sin suficiente aumento de peso, te arriesgas a tener un recién nacido que se considere pequeño para la edad gestacional o un parto prematuro. Demasiado peso se ha relacionado con la cesárea y resistencia a la insulina posible. La Academy of Nutrition and Dietetics recomienda que el aumento de peso durante el embarazo será determinado por el aporte de peso de la madre. Las mujeres con bajo peso que tienen un índice de masa corporal (IMC) de menos de 18,5 deberían ganar de 28 a 40 libras. Las mujeres de peso normal con un IMC entre 19 y 24.9 deberían ver un aumento de 25 a 35 libras. Las mujeres cuyo IMC está entre 25 y 29,9 deben aumentar de 15 a 25 libras y las mujeres con un IMC mayor de 30 debe agregar 11 a 20 libras. Visita a tu médico o dietista para obtener tu aumento de peso recomendado.

Rango de aumento de peso

El peso ganado durante el embarazo debe realizarse a un ritmo adecuado. Una mujer debe ganar de dos a cuatro libras durante el primer trimestre, de 10 a 11 libras en el segundo trimestre y de 12 a 13 libras durante el tercer trimestre. Más o menos el peso debe obtenerse según el aporte de IMC de la madre.

Requisitos de energía, carbohidratos, proteína y grasa

Los requerimientos de energía aumentan a medida que progreses durante el embarazo. La Academy of Nutrition and Dietetics recomienda que para las mujeres de peso normal, los requerimientos calóricos deben aumentar como mínimo durante el primer trimestre, a 350 calorías por día durante el segundo trimestre y a 500 calorías por día durante en el segundo trimestre. Los hidratos de carbono deben consistir en el 50% al 65% del total de calorías. Comer carbohidratos que sean altos en fibra puede ayudar a prevenir el estreñimiento. La ingesta de proteínas recomendada es de un gramo por kilogramo de peso corporal o 71 gramos por día. El restante 20% a 35% de calorías deben provenir de las grasas.

Requisitos de vitamina y mineral

Muchas vitaminas y minerales desempeñan un papel en el crecimiento desarrollo fetal. La Academy of Nutrition and Dietetics recomienda que las mujeres embarazadas tengan cantidades específicas de las siguientes vitaminas y minerales ya sea a través de los alimentos fortificados o de los suplementos. Si estás preocupado por una deficiencia, habla con tu médico o dietista antes de tomar cualquier suplemento. Las deficiencias de hierro son comunes en los embarazos y pueden provocar bajo peso infantil. Consume 27 miligramos de hierro por día. La vitamina C ayuda a absorber el hierro, así que si estás tomando un suplemento de hierro, disfruta de un vaso de zumo de naranja con él. Las deficiencias de ácido fólico se asocian con el aborto espontáneo, pie zambo, cardiopatía estructural y defectos del tubo neural. Asegúrate de consumir 600 microgramos por día, suelen encontrarse en las vitaminas prenatales. La vitamina A puede prevenir un bajada del sistema inmunológico. Sin embargo, demasiado puede causar defectos de nacimiento. Ten como objetivo conseguir 770 microgramos por día. Asegúrate de obtener 1.300 miligramos diarios de calcio de los productos lácteos como la leche o el yogur. Habla con tu médico o dietista antes de tomar cualquier suplemento.

Aliementos seguros durante el embarazo

Durante el embarazo, las mujeres son más susceptibles a padecer enfermedades transmitidas por los alimentos. Evita los alimentos que pueden estar contaminados con Listeria, una bacteria que puede causar muerte fetal o parto prematuro. Los alimentos a evitar incluyen quesos blandos como brie, feta y queso blando mexicano y embutidos. Evita los huevos crudos o poco cocidos, pescados y carnes para prevenir la salmonela. Evita el pescado que es alto en mercurio, como tiburón, pez espada y caballa, ya que pueden dañar el desarrollo del sistema nervioso. Evita los brotes crudos y zumos sin pasteurizar ya que pueden causar una enfermedad transmitida por los alimentos.

Más galerías de fotos



Escrito por chelsea flahive, rdn, ld | Traducido por maria gloria garcia menendez