Repercusiones de ejercitar demasiado pronto después de una cesárea

La cesárea es un procedimiento que implica hacer una incisión quirúrgica para extraer al bebé. Las cesárea se recomienda si has tenido un embarazo complicado, y si tu bebé se presenta en posición pelviana (de nalgas) y no permite el parto en la forma tradicional. Una cesárea es considerada como una cirugía mayor del abdomen, de modo que no es probable que el ejercicio sea parte de tu recuperación postparto hasta que recibas la aprobación de tu médico.

Riesgo de abrir la incisión

Debido a que se tiene que hacer una incisión quirúrgica en el abdomen durante la cesárea, tu estómago tardará algo de tiempo para cicatrizarla. Mientras sana, el ejercicio puede ser perjudicial para la cicatrización causando que la incisión se abra, que sangre o que supure. Esto puede ser doloroso y peligroso para tu salud. Por esta razón evita el ejercicio, especialmente los ejercicios abdominales, hasta que tu médico te dé luz verde. Mientras tanto, permite que tu cuerpo siga su proceso natural de sanación y mejores en tu recuperación, absteniéndote de hacer ejercicio.

Aumento en el riesgo de infección uterina

La infección uterina es una preocupación para aquellas mujeres que dan a luz por medio de una cesárea. De acuerdo con la Dra. Kathryn Pruzinsky, profesora clínica asociada en la Universidad de California en San Diego: "Las mujeres que han tenido cesáreas son 10 veces más propensas a sufrir endometriosis o infecciones uterinas que aquellas que han tenido partos normales". El ejercicio es una actividad que puede poner mucha tensión en tu abdomen y aumenta el riesgo de infecciones.

Aumento en el riesgo de diástasis de rectos

La diástasis de rectos es una condición que causa que tus músculos abdominales rectos, los cuales se extienden desde tu pecho hasta la pelvis, se separen creando un surco en tu abdomen. Cuando te hacen una cesárea, ya estás en riesgo de sufrir esta condición. Hacer ejercicio o esforzarte de más después de tu cesárea puede dañar estos músculos. Si sufres de diástasis de los rectos y se separan más de un par de pulgadas, podrías requerir de una reparación quirúrgica.

Consideraciones

Los médicos generalmente aprueban hacer ejercicio seis semanas después de la cesárea. Aun después de este tiempo, debes escuchar a tu cuerpo para asegurarte de que tengas más posibilidades de sanar. Tus ligamentos se estiran durante el embarazo, lo que te puede hacer más torpe durante el ejercicio. Tu resistencia muscular, pulmonar y cardiaca también se ve comprometidas. Comenzar un programa de ejercicios lentamente es importante para prevenir el daño y las infecciones.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel nall | Traducido por maria del rocio canales