Cómo reparar una rasgadura en un trampolín

Los trampolines son una buena forma de divertirse en familia. Son, además, una buena forma alternativa de realizar ejercicio. El uso frecuente, los rayos UV y los líquidos derramados sobre éstos pueden hacer que se desgasten y se rasguen con mayor rapidez, siendo así un peligro para la seguridad. Una vez que veas una rasgadura en el trampolín, debe ser reparada cuando antes posible para que no se siga extendiendo el daño.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Máquina de coser
  • Parche
  • Cinta métrica
  • Cinta adhesiva

Instrucciones

  1. Inspecciona el trampolín con regularidad. Si ves algún agujero o rasgadura, cubre el área afectada inmediatamente con cinta adhesiva. Sólo utiliza la cinta para las rasgaduras menores; las rasgaduras de mayor tamaño requieren un cuidado más intensivo.

  2. Mide el tamaño del agujero. Esto te ayudará a determinar si puedes colocar un parche tu mismo o si necesitarás una nueva estera para el trampolín. Una buena regla a seguir es: si el agujero es más grande de 2 pulgadas (5,08 cm) no debe ser reparado y debes cambiar todo el elástico.

  3. Remueve el elástico del trampolín si el agujero mide más de 2 pulgadas (5,08 cm). Toma un parche de un equipo de reparación y colócalo sobre la rasgadura. Utiliza una máquina de coser para unir el parche al trampolín, uniendo en los bordes.

  4. Lee las instrucciones del equipo de reparaciones. Allí encontrarás la explicación de cómo realizar las puntadas para unir el parche al elástico. Cose alrededor de los bordes del parche varias veces para asegurarte de que resista el uso.

  5. Retira el material excedente alrededor del parche. Finalmente, coloca el elástico nuevamente en el marco y estará listo para ser utilizado.

Más galerías de fotos



Escrito por myrna st. romain | Traducido por andrés marino ruiz