Cómo reparar el manubrio de una bicicleta

El manubrio en una bicicleta sirve para dos propósitos: dirección y apoyo. Los manubrios sueltos son peligrosos porque dificultan girar de manera adecuada y no darán apoyo a tu peso corporal, incrementando la probabilidad de un accidente. Hay dos localizaciones donde tu manubrio puede aflojarse: en el vástago y en la cabeza. Un vástago suelto permite que el manubrio gire libremente, mientras que una cabeza suelta deja que gire sin sincronizar con la posición de la rueda.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Llave Allen de 6 mm

Instrucciones

    Cabeza suelta

  1. Localiza la tuerca Allen arriba de la cabeza del manubrio de tu bicicleta. La cabeza está hecha de componentes que conectan el vástago de tu manubrio a la horquilla de tu bicicleta. Quizás tengas que quitar una tapa protectora de plástico para ver el perno.

  2. Alinea tu manubrio de modo que quede cuadrado con tu rueda y aprieta el perno Allen con una llave Allen de 6 mm.

  3. Asegúrate de que el manubrio esté lo suficientemente apretado poniéndote de pie frente a tu bicicleta con la rueda frontal sostenida entre tus piernas. Intenta girar el manubrio. Tus piernas deberían evitar que la rueda y el manubrio giren. Si tu manubrio gira sin que lo haga tu rueda, aprieta más el perno Allen.

    Vástago suelto

  1. Localiza el vástago de tu bicicleta. Es la pieza que conecta la cabeza al manubrio. La mayoría de vástagos tienen forma de L y se aprietan sobre los manubrios con un perno Allen de 6 mm.

  2. Rota el manubrio de modo que quede con el lado derecho hacia arriba, con los frenos y las palancas de engranaje en la posición adecuada.

  3. Sostén el manubrio en su sitio y aprieta el perno del vástago con una llave Allen de 6 mm.

  4. Comprueba que el manubrio esté seguro intentando girarlo y rotarlo. Si sigue suelto aprieta más el perno del vástago.

Consejos y advertencias

  • Si tu manubrio se afloja con frecuencia, puedes tener una cabeza o un vástago defectuosos o raspados. Lleva tu bici a un taller si apretarlo no resuelve el problema.
  • No aprietes en exceso el perno Allen, ya que puede raspar las roscas y estropear el perno.

Más galerías de fotos



Escrito por patrick hutchison | Traducido por natalia navarro