Cómo reparar las manos secas

Si tus manos comienzan a parecerse a tus caras botas de piel de cocodrilo, ha llegado el momento de reparar esa sequedad. No sólo tener manos secas puede cohibirte, sino que puede ser un problema doloroso y que te provoque escozor. El agua, los productos de limpieza, los jabones e incluso el clima pueden contribuir a la sequedad en las manos, pero no es un problema que no tenga solución. Mima tus manos cuidándolas bien para reparar la sequedad y reponer la humedad en la piel. Luego no serás tímida para mostrarlas o para estrecharlas en una reunión.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Jabón para manos suave
  • Toalla suave
  • Humectante
  • Guantes tejidos
  • Guantes de goma
  • Ungüento humectante para manos o vaselina
  • 1/4 taza de azúcar
  • 1/4 taza de aceite de oliva
  • 1 cucharada de miel

Instrucciones

  1. Lávate bien las manos. Usa un jabón para manos suave, preferiblemente uno con glicerina, para humectar la piel, y enjuágate bien para eliminar el residuo de jabón que puede secar tu piel. Evita usar jabones que contengan alcohol, que irritan y secan. Lava tus manos con agua fría o tibia y no con agua caliente, y sécalas con golpecitos con una toalla seca en lugar de frotarlas.

  2. Llena tus manos de una crema humectante cada vez que te las laves y a lo largo del día cuando empiezas a sentir que se están secando. Elige un humectante que contenga ingredientes como lanolina o glicerina, que son hidratantes.

  3. Usa guantes de lana en el invierno cuando estés al aire libre para proteger tus manos del viento y de las bajas temperaturas, pues ambas cosas pueden conducir a la sequedad. Colócate guantes de goma al limpiar o usar químicos abrasivos que pueden secar o irritar la piel.

  4. Haz un tratamiento nocturno para tus manos. Sumerge tus manos en agua tibia durante cinco minutos. Sécalas con una toalla suave. Recúbrelas con una generosa capa de ungüento humectante para manos o con vaselina y luego colócate un par de guantes de algodón. Duerme con el ungüento y los guantes puestos. Haz esto todas las noches hasta que la sequedad se haya ido.

  5. Prepara en tu casa un exfoliante para manos para deshacerte de la piel seca al tiempo que las humectas. Mezcla 1/4 de taza de azúcar negra, 1/4 de taza de aceite de oliva y 1 cucharada de miel. Frota la mezcla en tus manos durante un minuto. Déjala asentarse en tu piel de 10 a 15 minutos antes de enjuagarte con agua fría.

Más galerías de fotos



Escrito por kimbry parker | Traducido por irene cudich