Cómo reparar los frenos manuales de una bicicleta

La mayoría de los frenos manuales de una bicicleta se componen de una línea que corre desde una palanca hacia unas mordazas. El cable cierra las mordazas. Al cerrarse éstas, presionan unas zapatas (también llamadas pastillas) contra el neumático para desacelerar o detener la rotación. Cuando los frenos requieren reparaciones, a veces solamente necesitan ajustes básicos. El cable puede soltarse y dejar de jalar la mordaza con la fuerza suficiente como para que sea efectiva. Las reparaciones comunes de los frenos de una bicicleta, como el ajuste de la tensión o el cambio de las zapatas, no toman más de un hora.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Llave
  • Pinzas
  • Destornillador
  • Zapatas de repuesto

Instrucciones

  1. Encuentra el cabo del cable que está unido a la palanca o a las mordazas. Quizás debas ajustar el cable en ambos sitios. Gira la tapa que está al final del cable, cerca de la pieza. Rota la tapa una o dos veces hacia la derecha para aflojar el cable.

  2. Gira el tornillo prisionero con una llave para aflojarlo. Gira el tornillo dos vueltas a la derecha, hasta que las partes puedan moverse. La ubicación del prisionero dependerá del tipo de freno.

  3. Con un par de pinzas, toma el cable que sobresale por la palanca o la mordaza. Jala el cable hacia abajo y al mismo tiempo aprieta el prisionero. Mientras tensas el cable, el prisionero lo asegura en su sitio.

  4. Vuelve a colocar la tapa, empujándola sobre el tubo del cable y girándola hacia la derecha.

  5. Cambia las zapatas gastadas, quitando las mordazas de la bicicleta. Afloja el prisionero y desconecta el cable. Levanta las mordazas. En algunas bicicletas, esto es suficiente para desarmarlas y poder acceder a las zapatas. Despega la vieja zapata con un destornillador y coloca la nueva en su lugar. La nueva zapata debe entrar y ajustarse con la presión de tus dedos. Vuelve a colocar las mordazas en su sitio.

Consejos y advertencias

  • Cambia las dos zapatas a la vez, aunque una no se vea gastada.

Más galerías de fotos



Escrito por darla ferrara | Traducido por eduardo moguel