Cómo reparar un espíritu quebrantado

Después de un evento traumático, la gente algunas veces puede sentir que ya no hay esperanza. También suelen amontonarse los problemas cotidianos y a veces se ve imposible deshacerse de ellos. De todas formas reparar un espíritu quebrantado es posible si pones tu mente y tu corazón en ello. Enfócate en los atributos positivos de ti y de tu vida para que te ayuden a sentirte vivo, feliz y agradecido. Esto puede incrementar tu energía y a su vez a llevarte a conseguir tus metas en la vida.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Enfócate en el momento presente. No puedes predecir el futuro y no puedes cambiar el pasado, entonces enfócate en cada momento conforme viene. Esta práctica, llamada mente en plenitud, puede ayudarte a tener paz y satisfacción. "Crear consciencia significa que suspenderemos enjuiciar por un tiempo, establecer nuestras metas inmediatas para el futuro y tomar el momento presente como si fuese lo que quisiéramos que fuese", de acuerdo con Mark Williams, John Teasdale, Sindel Segal y Jon Kabat-Zinn en "El Modo Consciente de Pasar la Depresión: Liberándose a sí Mismo de la Infelicidad Crónica".

  2. Repite afirmaciones propias positivas diariamente. Escribe 10 o 15 de tus cualidades. Repítelas en voz alta cada mañana y cuando te sientas triste. Además escribe las cosas que quieres en la vida y repítelas diariamente. "La primera acción es establecer tu deseo". dice May Sinclair, autora del libro "¿Cómo Trabajan las Afirmaciones?". Ella añade, "Lo segundo es creer que es posible cumplir tu deseo. La tercera es que tu desees que se cumpla tu deseo".

  3. Elimina todos los pensamientos negativos o autocríticos. Date cuenta que los pensamientos son sólo eso, "pensamientos" que no representan la verdad absoluta. Mucha gente que está triste o deprimida pasa por los mismos pensamientos cada día. Se dicen a si mismos que no valen o que son malas personas, aunque no sea verdad. Conforme pasa el tiempo, "sin saber cómo, nuestros pensamientos se convierten en palabras grabadas en piedra mas que en palabras escritas en agua", dicen Williams, Teasdale, Segal y Kabat-Zinn.

  4. Enfócate en la gente, lugares y cosas por las que estás agradecido. "Cuenta tus bendiciones y las encontrarás incontables, aún en medio de la adversidad y circunstancias trágicas", dicen Robert A. Emmons y Joanna Hill en "Palabras de Gratitud para Mente, Cuerpo y Alma". Medita sobre lo que estás agradecido, ora, escribe un diario o dile a la gente de tu vida cuánto significan para ti.

  5. Establece una meta de hacer algo nuevo cada semana. Enfocarse en una nueva aventura puede sacarte de tu capa caída. Escoge algo pequeño como sorprender a un vecino con galletas o pastel hecho en casa, o alagar a un extraño. Cambia a metas mayores como organizar una colecta de alimentos o tirarte en paracaídas. Sé creativo y haz cosas que amplíen tu espíritu y cosas por las que puedas estar orgulloso.

  6. Ayuda a los demás tanto como te sea posible. Anótate de voluntario en una casa de cuna, hospital, albergue para desamparados u otra organización no lucrativa. Aún una hora o dos al mes pueden hacer la diferencia en la vida de alguien. Ofrécete a ayudar a algún amigo en su mudanza o asiste a un compañero de trabajo con un proyecto. Tender la mano a alguien puede mejorar tu ánimo a largo plazo.

Más galerías de fotos



Escrito por angela brown | Traducido por magdalena huerta betanzo