Cómo reparar un asiento de bicicleta que rechina

En un principio, un asiento de bicicleta rechinando no parecerá un gran problema; hasta que empieces a pedalear y a acumular millas, entonces se irá haciendo más molesto a cada minuto. Si el rechinido desaparece cuando te paras sobre los pedales, tendrás suficiente evidencia como para determinar que el sonido proviene del asiento. Para arreglar el rechinido, debes trabajar en los componentes del asiento: el sillín y el par de rieles delgados de metal debajo de éste.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Lubricante en aerosol
  • Llave Allen
  • Llave
  • Grasa

Instrucciones

  1. Rocía lubricante en el punto donde el riel del asiento pasa a través de la abrazadera del sillín, que se encuentra en la parte superior del poste del asiento y que sostiene el sillín en su sitio.

  2. Mueve el sillín para ver si está suelto. Da un golpecito a la punta del sillín hacia arriba o hacia abajo para nivelar el asiento, pues quizás se haya desnivelado si está flojo. Sostén el sillín en la posición correcta. Aprieta la abrazadera con una llave Allen o una llave de tuercas.

  3. Prueba la bicicleta. Si el rechinido ha desaparecido, entonces habrás terminado. Si el rechinido continúa, sigue para darle un mantenimiento más profundo a la bicicleta.

  4. Suelte el tornillo de retención, que mantiene el poste unido al marco, con una llave o baja la palanca que mantiene el poste del asiento en el marco de la bicicleta. Quita juntos el poste del asiento y el sillín.

  5. Engrasa las roscas del tornillo de retención y la superficie exterior del tornillo, en el punto donde toca el marco.

  6. Afloja la abrazadera del asiento con una llave Allen o una llave de tuercas hasta que se abra lo suficiente como para deslizar los rieles hacia atrás y hacia adelante. Repite la lubricación de los rieles con aerosol, esta vez aceitándolos por completo, incluyendo la parte donde tocan el frente del sillín y las áreas que no son accesibles cuando la abrazadera está totalmente apretada sobre los riels. Aprieta la abrazadera.

  7. Inserta el poste del asiento en el marco de la bicicleta y aprieta el tornillo de retención o la palanca. Revisa si el sillín está nivelado. Afloja la abrazadera del asiento, nivela el sillín y vuelve a apretar la abrazadera si es necesario. Prueba la bicicleta. Si todo ha salido bien, el rechinido habrá desaparecido. Si persiste, quizás tengas una grieta en la soldadura de los rieles del asiento y debas cambiarlo.

Más galerías de fotos



Escrito por rogue parrish | Traducido por eduardo moguel