Cómo remover manchas de tinta de las manos

Todo el mundo ha tenido un bolígrafo goteando en algún momento, sufriendo manchas de tinta en sus manos. Puedes remover la mayoría o toda esta tinta con mucha facilidad en casa, sin importar cuál sea el tipo del bolígrafo que causó la mancha. Es posible limpiar fácilmente la tinta de bolígrafos, plumas estilográficas y hasta de rotuladores permanentes. Si queda un poco de tinta aún manchando tus manos, se desvanecerá a medida que tu piel se exfolia, ya que sólo mancha las capas más exteriores. No hay riesgos para tu salud si tienes tinta en tu piel.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Alcohol para frotar
  • Toalla de papel
  • Jabón Lava
  • Loción para manos

Instrucciones

  1. Vierte alcohol para frotar generosamente sobre una toalla de papel. Frota la tinta vigorosamente en tus manos con la toalla saturada de alcohol. Esto removerá una gran porción de la tinta.

  2. Lava tus manos con un jabón que contenga pómez, como el jabón Lava. Este jabón es efectivo para limpiar aceite, grasa y tinta de la piel. Contiene pómez, una roca volcánica que funciona como exfoliante. Puedes adquirir jabón Lava en tiendas de comestibles y supermercados.

  3. Repite el paso uno si aún tienes tinta sobre tus manos. El alcohol se usa en instalaciones médicas para remover marcas de tinta prequirúrgica y residuos de cinta de la piel.

  4. Aplica loción en tus manos para prevenir el agrietamiento y la resequedad en la piel. La piel es la primera barrera de defensa contra los gérmenes perjudiciales.

Consejos y advertencias

  • Intenta remover la tinta de bolígrafo de las manos tan pronto como sea posible. Una vez que la tinta se seque, será más difícil de limpiar.
  • La tinta de bolígrafo en tus manos no representa peligros para tu salud. Si no puede ser removida, se desvanecerá de tu piel en unos pocos días. No uses químicos abrasivos en tus manos para remover tinta, ya que esto puede causar quemaduras y daños en tu piel.

Más galerías de fotos



Escrito por iva gutowski | Traducido por pau epel