Cómo remover un callo del pie

Los callos son un engrosamiento de la piel que ocurre naturalmente en áreas del cuerpo a fines de protegerlo de la fricción. Los pies son especialmente vulnerables a los callos, ya que tienen la carga de todo el peso de tu cuerpo, se mueven de un lado para otro y, en general, los aplastas para que entren en hermosos pero dolorosos zapatos. Los callos no necesariamente necesitan ser removidos quirúrgicamente, sino que se pueden remover fácilmente, en especial si causan dolor.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Piedra pómez
  • Ácido salicílico

Instrucciones

  1. Sumerge los pies en agua tibia durante 15 minutos. El agua no necesariamente debe tener jabón o aceites esenciales, pero puedes añadirlos si deseas. El objetivo es ablandar la piel del callo para poder tratarlo con éxito.

  2. Aplica ácido salicílico al callo del pie. Puedes comprar parches que contienen ácido salicílico. Estos pueden causar irritación, así que Mayo Clinic sugiere observar los callos cuidadosamente al cambiar el parche para ver si el área luce roja o irritada. En caso positivo, quítate el parche durante algunos días.

  3. Utiliza una piedra pómez sobre el área afectada. Frótala suavemente con movimientos circulares para pulir la piel del área con callos. Si tienes diabetes, evita utilizar una piedra pómez, ya que corres el riesgo de sufrir una infección.

  4. Consulta con un médico. Este podrá quitar el callo del pie en una consulta normal. Además, puede recetar una crema con antibióticos para minimizar los riesgos potenciales de sufrir infecciones. Si el callo se ha desarrollado como resultado de una deformidad del pie, el médico también puede ayudarte a minimizar la recurrencia potencial al proporcionarte accesorios para el pie, denominados dispositivos ortopédicos.

Consejos y advertencias

  • Nunca cortes los callos, ya que esto puede conllevar a una infección del pie.

Más galerías de fotos



Escrito por carolyn williams | Traducido por florencia prieto