Remedios o tratamientos para los espasmos musculares

Los espasmos musculares o calambres son condiciones dolorosas que ocurren cuando un músculo se contrae involuntariamente. Usualmente no duran mucho, pero pueden ser graves. Los espasmos musculares pueden ser causados por el ejercicio excesivo o por mantenerte en una posición por mucho tiempo; quizás también pueden ser síntoma de una condición médica subyacente. Si ocurren con regularidad, busca atención médica para determinar la causa. Sin embargo, hay algunos remedios y tratamientos generales disponibles.

Estiramiento y aplicación de calor

Participar en deportes de alto impacto o de resistencia sin tener la condición física adecuada puede provocar espasmos debido a la fatiga muscular. La American Academy of Orthopaedic Surgeons sugiere que tan pronto como el espasmo muscular ocurra, es importante detener el movimiento, y estirar y masajear suavemente el músculo afectado. Mantén el estiramiento y concéntrate en relajar el músculo hasta que el calambre se detenga. Si el músculo no se relaja, intenta dar un masaje al área o aplicar calor. Un programa diario de estiramientos y calentar apropiadamente antes de comenzar el ejercicio te ayudará a prevenir futuros espasmos.

Bebe agua

Si el cuerpo se deshidrata, los músculos no pueden funcionar o contraerse adecuadamente y pueden tener un espasmo. Esta es una preocupación si estás trabajando o participando en deportes exteriores en días calientes o húmedos. El National Institutes of Health recomienda beber agua primero para ver si el espasmo se detendrá. Sin embargo, si el agua por sí sola no ayuda, intenta una bebida deportiva o tabletas de sal para ayudar a reemplazar cualquier electrolito que se haya perdido. Al exponerte a climas cálidos y húmedos, toma mucha agua y bebe antes de sentirte sediento.

Aplicar peso y compresas frías

Si el calambre muscular es en tu pierna, coloca peso en la pierna lentamente para que el espasmo disminuya, según indica el Harvard Medical School Family Health Guide. Si el dolor es fuerte, aplicar una compresa fría puede ayudar a entumecer el área y disminuir el dolor para que el músculo pueda relajarse.

Medicamentos

Si los espasmos musculares son comunes, un médico puede prescribir o recomendar medicamentos para tomar cuando el músculo tenga un calambre. Éstos incluyen medicamentos antiinflamatorios, relajantes musculares o medicamentos para el dolor. Este enfoque puede ser útil para aquellas personas propensas a los calambres o quienes tienen alguna condición médica que aumenta el riesgo de los mismos.

Más galerías de fotos



Escrito por lori newell | Traducido por arcelia gutiérrez