Remedios para un niño de un año al que le están saliendo los dientes

La salida de los dientes puede ser tan incómoda para los padres como para el pequeño de un año. Un diente de bebé recorre un camino doloroso a través de las encías de tu hijo, provocando dolor, inflamación y salivación. De acuerdo con, tu hijo probablemente tenga su primer diente entre los cuatro y los siete meses de edad, cuando es fácil curar su dolor con un masaje. Darle masaje a la encías de un pequeño cuando le está saliendo su primer diente es mucho más seguro que meter tu dedo en su boca con dientecitos cuando tiene un año y tiene dolor. Tendrás que encontrar una forma creativa de encontrar remedios para este dolor.

Alimentos congelados

Masticar aplica presión a las encías, lo que ayuda al diente a cortar a través del tejido. Permite que tu pequeño mastique palitos de pan o pan endurecido en el horno. Congela pan, como bizcochos, para que tu hijo mastique durante los días de calor. Darle a tu pequeño hijo de un año frutos y vegetales congelados le proporciona un remedio frío para el dolor que siente, combinado con una buena nutrición. Fácilmente puede sostener un plátano (banana) congelado, pero siempre debes supervisarlo cuando consuma estos alimentos. Quizás ya haya desarrollado los dientes de enfrente de arriba y abajo, lo que le permitirá morder pedazos lo suficientemente grandes como para correr el peligro de ahogarse.

Mordederas

Proporciona mordederas y otros juguetes para masticar a tu pequeño durante la época del dolor por los dientes. Coloca estos juguetes en el refrigerador o congelador durante un corto período de tiempo para mejorar el efecto. No estimules a tu hijo para succionar los juguetes, ya que esto provoca que la sangre se agolpe en las encías de tu bebé, dando como resultado presión y dolor.

Cuidado de la piel

Algo del dolor que viene con la salida de los dientes surge de la irritación de la piel en la barbilla de tu hijo provocada por la salivación excesiva. El cuerpo de tu hijo reacciona a las encías inflamadas incrementando la producción de saliva. Evita las molestias y las irritaciones manteniendo la barbilla de tu hijo seca o aplicando jalea de petróleo antes de dormir y después de su baño.

Distracción

Usa el poder de la distracción para reducir los síntomas de tu hijo. Las quejas de dolor e irritabilidad frecuentemente incrementan durante la noche, cuando el pequeño tiene tiempo para pensar en su incomodidad. Las noches sin sueño conducen a días cansados, exacerbando la molestia provocada por la salida de los dientes.

Medicamentos

Quizás puedas comparar medicamentos sin receta, homeopáticos y soluciones para reducir el dolor y la inflamación debido a la salida de los dientes. La FDA prohibió un remedio homeopático en octubre de 2010 debido a que contenía belladona que, en altas dosis, puede provocar convulsiones, dificultad para respirar, letargia, debilidad muscular y otros síntomas serios. Si tu hijo no responde a tus esfuerzos por disminuir su molestia, consulta a tu pediatra o dentista para descartar enfermedades como una infección del oído.

Más galerías de fotos



Escrito por lynn hetzler | Traducido por laura de alba