Remedios naturales para la piel extremadamente seca

La sequedad ocurre cuando la piel pierde humedad o no puede retenerla. Los ambientes interiores cálidos durante el invierno, el baño frecuente y el uso de jabones duros pueden contribuir a la sequedad de la piel. El University of Maryland Medical Center informa que la sequedad en la piel ocurre con mayor frecuencia en la parte inferior de las piernas, los laterales del abdomen y los muslos, aunque la afección se puede padecer en cualquier parte del cuerpo. La piel extremadamente seca puede provocar escamas, agrietamiento, descamación e irritación. Los remedios naturales suelen resolver el problema. Sin embargo, consulta a tu médico si la sequedad y la picazón interfieren con el sueño o si los tratamientos caseros no mejoran la afección.

Aceites

La aplicación de humectantes en la piel seca crea un sello que evita que la humedad se escape. Se recomienda el uso de humectantes oleosos, como el aceite de bebé, para la piel extremadamente seca, ya que duran más que otros tipos de lociones. Los aceites naturales, como los de aguacate (avocado), jojoba y almendras, también ayudan a hidratar la piel seca. Para mejores resultados, aplica el aceite en la piel inmediatamente después del baño. Con una toalla, seca la piel sin frotar, pero deja un poco de humedad en la superficie. Aplica una abundante cantidad de aceite, atrapando la humedad y evitando que la piel se reseque demasiado rápido.

Sal marina

La sal marina puede hidratar hasta las pieles más secas si se usan en un baño o como exfoliantes. En el libro “1,801 Home Remedies: Trustworthy Treatments for Everyday Health Problems”, la Reader's Digest Association recomienda agregar una taza de sal marina a una bañera con agua tibia y permanecer en remojo durante al menos 20 minutos para nutrir la piel extremadamente seca. Mezcla 1 taza de sal marina gruesa con 1/4 taza de glicerina vegetal para preparar un exfoliante de sales nutritivo para la piel seca. Frota la mezcla en la piel con movimientos circulares y enjuaga con agua tibia. Para mejores resultados, luego aplica un humectante oleoso. Sin embargo, no uses sal marina si tienes heridas abiertas, ya que puedes experimentar una sensación de ardor dolorosa.

Gel de aloe vera

El gel de aloe vera tiene propiedades suavizantes, curativas y humectantes si se usa de manera tópica sobre la piel extremadamente seca, así lo indica Phyllis A. Balch en “Prescription for Nutritional Healing”. Es especialmente efectivo para la descamación de la piel, ya que desprende suavemente la capa superior de células de piel muerta. Aplica una delgada capa de gel de aloe puro al 100% en las áreas afectadas. Si la piel absorbe el gel, no necesitas enjuagar. No obstante, si queda un remanente de gel en la piel luego de 20 minutos, enjuaga con agua tibia. Repite el proceso una o dos veces por día o simplemente reemplaza la crema humectante habitual por el gel de aloe vera.

Miel

La miel tonifica, suaviza y humecta la piel seca. Brigitte Mars, autora del libro “Beauty By Nature”, recomienda aplicar miel pura directamente sobre la piel seca y dar unos ligeros golpes con los dedos durante 2 minutos. Esto promueve la circulación del área y estimula una acción humectante profunda. Enjuaga bien el área con agua tibia y luego aplica una crema humectante. Repite el tratamiento de miel al menos una vez al día para suavizar la piel seca.

Más galerías de fotos



Escrito por willow sidhe | Traducido por valeria d'ambrosio