Remedios naturales para los dolores de crecimiento de los niños

Los dolores de crecimiento, que producen incomodidad en la extremidades inferiores, afectan de un 20 a un 40% de los niños, de acuerdo a la página Internet de KidsHealth de la Nemours Foundation. Las causas más probables son el estilo de vida activo, no el crecimiento de los huesos. Generalmente, estos dolores se producen en los niños de entre 3 a 5 años y entre los 8 y los 12. Habla con tu pediatra para descartar otros males, si los dolores son persistentes.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Botella de agua caliente

Instrucciones

  1. Estira los músculos de las extremidades inferiores del niño. Para estirarlos puede estirarse y levantar las piernas y tocarse los dedos de los pies, aliviando de esta manera la incomodidad de estos dolores. Estos estiramientos los debe hacer por la noche, ya que generalmente ocurren en esas horas.

  2. Masajea el área afectada. Frótale ligeramente las piernas para aliviarlo naturalmente. Aplica una ligera presión y pídele al niño que te diga el lugar en el que le duele. De acuerdo a la Palo Alto Medical Foundation, los muslos y las pantorrillas de una, o ambas, piernas son las áreas más afectadas.

  3. Usa un calor suave para detener el dolor. Coloca una botella de agua caliente o una almohadilla de calor sobre sus piernas. Aplica el calor a intervalos de 10 a 15 minutos para relajar los músculos y reducir la inflamación. Generalmente estos dolores no duran más de 15 minutos.

  4. Al día siguiente limita la actividad del niño. Los dolores pueden volver a presentarse luego de un período de actividad particularmente intenso. Si los síntomas persisten, trata de que no haga mucho ejercicio.

Consejos y advertencias

  • No le des aspirinas para tratar los dolores. Le puede provocar una seria condición llamada el síndrome de Reyes. Si decides usar medicación, dale ibuprofeno o acetominofeno. La dosis la puedes encontrar en los paquetes de esos medicamentos.

Más galerías de fotos



Escrito por heather topham wood | Traducido por adriana de marco