Remedios naturales caseros para la tos y supresores

La mayoría de la tos se presenta como un síntoma de las infecciones de resfriados, gripe o sinusitis, a pesar de que los problemas más graves, como infecciones pulmonares también pueden causar tos. En la mayoría de los casos, la tos despeja la garganta y las vías respiratorias de mocos y otras partículas irritantes. Una tos persistente o severa puede indicar un problema más grave. Por lo general, una tos pasa en menos de dos semanas por su cuenta y los remedios naturales para la tos pueden ayudar a lidiar con el malestar. Si la tos dura más de dos semanas, consulta a tu médico para determinar la causa y para el tratamiento adicional.

Té de hierbabuena

La hierbabuena, una hierba ampliamente utilizada para tratar la tos y otros síntomas del resfriado, contiene mentol, que adelgaza el moco y ayuda a aflojarlos de los pulmones. The University of Maryland Medical Center recomienda el uso de hierbabuena para tratar la tos húmeda y seca en casa. Para obtener los mejores resultados, toma un té de hierbabuena calmante, pon una 1 cucharadita de hojas secas de hierbabuena en 1 taza de agua hirviendo durante 10 a 15 minutos. Cuela los restos de hierbas del líquido, endulza con miel si se desea y bebe hasta tres tazas al día cuando estés afectado con una tos.

Jarabe de miel para la tos

La miel alivia el dolor de garganta y puede ayudar a detener la tos. Un estudio de 2007 publicado en Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine encontró que la miel era más eficaz en la supresión de la tos que los medicamentos de venta libre. En su libro “Natural, Alternative and Complementary Health Care Practices” Roxana Huebscher recomienda hacer tu propio jarabe de miel, combinando una parte de miel con nueve partes de jugo de limón y caliéntalo lo suficiente para mezclarlo. Toma 1 cucharadita de la mezcla con la frecuencia necesaria para la tos. Almacena el exceso en un frasco de vidrio o recipiente con tapa y haz un lote fresco todos los días. No administres miel a los niños menores de 2 años.

Cloves and Honey

El clavo aliviar el dolor de un dolor de garganta, mientras que la miel ayuda a detener la tos y suaviza el tejido inflamado de la garganta. En el libro "1,801 Home Remedies: Trustworthy Treatments for Everyday Health Problems”, the Reader's Digest Association sugiere mezclar 5 o 6 clavos enteros en 1 taza de miel y dejar la mezcla en el refrigerador durante la noche. Retira los clavos de la miel en la mañana y deséchalos. Para obtener los mejores resultados, toma 1 cucharadita o cucharada de la miel de clavo tan a menudo como sea necesario para suprimir la tos.

Jarabe de tomillo para la tos

El tomillo, un remedio herbal tradicional para los problemas respiratorios, puede ayudar a aliviar la tos. The German Commission E, el panel de expertos de la medicina a base de plantas del país, respalda la hierba para tratar la bronquitis y la tos. Jude C. Todd, autor de “Jude's Herbal Remedies”, sugiere hacer tu propio jarabe de tomillo en casa. Vierte 2 tazas de agua hirviendo sobre 2 cucharadas de tomillo seco y permite que la mezcla repose hasta que se enfríe a temperatura ambiente. Cuela y añade 1 taza de miel. Pasa a un frasco de vidrio con tapa y agita bien para mezclar antes de cada uso. Toma 1 cucharada hasta seis veces al día para aliviar el dolor de garganta, resfriados y la tos.

Más galerías de fotos



Escrito por willow sidhe | Traducido por gabriela nungaray