Remedios naturales para calmar a un niño activo

No hay escasez de productos farmacéuticos que prometen ayudar a frenar el exceso de actividad en los niños, pero pueden no ser adecuados para tu hijo. Si te resistes a la idea de darle a tu hijo activo un medicamento por prescripción todos los días, un remedio natural alternativo puede ser la solución perfecta. Los cambios en la dieta, la medicina natural y las técnicas que calman pueden ayudar a tu niño activo a calmarse un poco.

Cambios en el estilo de vida

Asegúrate de que tu niño duerma lo suficiente y tenga una rutina constante. Si su hora de dormir varía a lo largo de la semana, no puede aprender cuándo comenzar a calmarse. Si a menudo estás demasiado ocupado para pasar tiempo juntos, reduce una de tus actividades para abrir una ventana de tiempo para pasarlo con tu hijo. Muéstrale mucha atención, escúchalo y felicítalo por sus logros. Es común que los niños sean demasiado activos cuando buscan atención. Inscríbelo en una clase de artes marciales, como el Tae Kwon Do, para ayudar a inculcar un sentido de la disciplina y el orden. Cuando se comporte mal o se niegue a calmarse, usa tiempos de espera como castigo. Si sabe que el castigo por demasiada actividad es un descanso de la estimulación social, puede que se calme.

Técnicas tranquilizantes

Enséñale a tu hijo maneras saludables y agradables para relajarse. Pon música suave y relajante, mientras tu hijo juega. Deja que se siente en tu regazo mientras mira la televisión para inculcar un sentido de seguridad, o cántale mientras preparas las comidas. Convierte la calma en un juego: dile a tu niño que se imagine un lugar seguro y feliz, lleno de todas sus cosas favoritas. Cada vez que digas "Vamos a jugar el juego tranquilo", tiene que sentarse tranquilamente y pensar que él está en su lugar especial. Además de tener un efecto calmante, este ejercicio puede ayudar a que la imaginación de tu hijo crezca y se desarrolle.

Medicina natural

Si el nivel de actividad de tu hijo es muy elevado, intenta con la homeopatía. Consulta a un nutricionista para determinar los tipos y cantidades de suplementos de hierbas que tu hijo debe tomar. La acupuntura es otra opción. Ayuda a restablecer el equilibrio del cuerpo, empujando agujas en los puntos de presión en todo el cuerpo para extraer la energía contenida. Si tu hijo tiene miedo a las agujas, intenta la terapia de masaje o aplicar presión con las manos a los puntos clave de presión en todo el cuerpo.

Canbios en la dieta

Se cree que varios alimentos aumentan la hiperactividad en los niños y deben ser evitados. Estos incluyen colorantes artificiales, especialmente el rojo, amarillo y verde, los aditivos químicos, la leche, el chocolate, los huevos, el trigo y los alimentos que contienen salicilatos. Ejemplos de alimentos que contienen salicilatos son las manzanas, las ciruelas, los duraznos, las uvas, la sidra, los clavos y el chile en polvo. Agregar alimentos altos ​​en ácidos grasos omega-3, como los pescados grasos como el salmón, también puede ayudar a disminuir el nivel de actividad del niño. Contrariamente a la creencia popular, no es necesario reducir la ingesta de azúcar de tu hijo. El azúcar no causa hiperactividad.

Más galerías de fotos



Escrito por kate bradley | Traducido por jaime alvarez