Remedios homeopáticos para los nervios

La homeopatía emplea el uso de cantidades altamente diluidas de sustancias derivadas de plantas y minerales con el fin de ayudar al cuerpo a curarse a sí mismo. Las compañías farmacéuticas homeopáticas preparan estos remedios basados ​​en estándares rigurosos. Los remedios específicos son elegidos en base a los síntomas específicos. Estos síntomas pueden ser tanto fisiológicos como psicológicos. Los remedios homeopáticos pueden proporcionar una solución segura y eficaz para las enfermedades que afectan el sistema nervioso.

Kalium phosphoricum o fosfato de potasio


El kalium phosphoricum es fosfato de potasio.

Este remedio homeopático es el fosfato de potasio. El fosfato de potasio está indicado para la debilidad nerviosa. La persona que necesita este remedio puede puede estar irritable y melancólica y tener falta de confianza. Si estás débil o deteriorado y experimentas neuralgia, este remedio puede ofrecer alivio. Es un buen tónico para los nervios y puede ayudar a aliviar los dolores de cabeza. El nerviosismo, insomnio y agotamiento mental son todos síntomas que apuntan a la utilización del fosfato de potasio. Dado en potencia de 30C, la administración puede tener lugar cada 0,6 a 2 horas, disminuyendo en frecuencia a medida que se ve una disminución en la severidad de los síntomas.

Hypericum perforatum o hierba de San Juan


Hierba de San Juan.

El hypericum es el remedio homeopático derivado de la planta hierba de San Juan. Este remedio está indicado para ser usado en casos de graves de dolores punzantes que pueden ocurrir como resultado de dolor del nervio o lesión nerviosa. El entumecimiento que acompaña a una sensación de hormigueo o ardor también puede estar presente. Cuando una lesión afecta a un área del cuerpo que es rica en terminaciones nerviosas, como los dedos o dedos de los pies, los ojos y los labios, el hypericum puede ser especialmente beneficioso. Las heridas punzantes y quemaduras también pueden responder bien a este remedio. Según la Dra. Ellen Feingold, este remedio se debe dar en potencia de 30C cada 0,5 a 2 horas, según sea necesario. La frecuencia puede reducirse a 3 a 4 veces al día, cuando la persona lesionada muestra mejoría. Cesa el uso del remedio cuando las quejas se hayan reducido considerablemente.

Ruta Graveolens o ruda


Ruda graveolens.

La planta de la que se deriva este remedio homeopático es más comúnmente conocida como ruda. Está indicada para el uso donde hay dolores agudos y profundos, que a menudo se producen después de que la cubierta de los huesos, el periostio, se ha golpeado o los tendones se han lesionado. La neuralgia asociada a torceduras también pueden responder bien a la ruda. Cuando se indica este remedio homeopático, el dolor es generalmente peor después de estar acostado. El remedio debe administrarse en potencia de 30C cada 0,5 a 2 horas, según sea necesario después de la lesión. La frecuencia puede reducirse a 3 a 4 veces al día después al ver una mejoría de los síntomas, con el cese completo después de que las quejas hayan terminado.

Más galerías de fotos



Escrito por addie scearce | Traducido por enrique alejandro bolaños flores