Remedios de hierbas para la hipertensión

La presión arterial alta o hipertensión, es un trastorno común que puede aumentar el riesgo de padecer cardiopatía y accidente cerebrovascular. Tu lectura de presión incluye un número superior, la presión sistólica causada por tu corazón latiendo y un número más bajo, la presión diastólica ejercida cuando el corazón está descansando. Medline Plus advierte que una lectura de 140 / 90 o superior puede indicar hipertensión. La medicación puede ayudar a eliminar el exceso de líquidos y relajar y ensanchar los vasos sanguíneos, pero tal vez podría tener efectos secundarios desagradables. Ciertas hierbas pueden ser eficaces en la prevención y tratamiento de la hipertensión arterial.

Espino blanco


Flores de espino blanco.

El espino blanco (Crataegus spp.) es una hierba diurética que ayuda a reducir la presión arterial. La planta contiene antioxidantes naturales llamados flavonoides que tienen un efecto positivo en tu corazón. En su libro de 2003, Medical Herbalism: the Science and Practice of Herbal Medicine, el herbolista David Hoffmann recomienda el uso de un extracto de la planta entera, ya que los químicos de las plantas individuales no funcionan de forma aislada. Hoffmann declara que el espino aumenta las contracciones del músculo del corazón y dilata las arterias coronarias. Un estudio publicado en la edición de 2010 en Phytomedicine encontró que un extracto de espino blanco realza las contracciones en los corazones dañados por insuficiente riego sanguíneo y ayudaba a sanar el daño al tejido de los músculos cardíacos. El espino puede causar náuseas en algunas personas y debes consultar a un médico antes de combinarlo con otros medicamentos.

Tilo


El tilo puede bajar la presión arterial.

El tilo (Tilia platyphyllos, T. cordata) es un árbol de hoja caduca cuyas flores y corteza es parte de la medicina tradicional en Europa y Asia porque actúa como un hipotenso y hierbas relajantes. David Hoffmann declara que el tilo se utiliza normalmente para la hipertensión arterial asociada con arteriosclerosis y tensión nerviosa. En su libro del 2001, The One Earth Herbal Sourcebook, el herbolista Alan Tillotson afirma que disminuye la presión arterial y que una tintura de tilo-rauwolfia combinado con una dosis menor de medicina para la presión arterial a menudo trabaja en los casos de hipertensión moderada. Aunque se considera una hierba segura, el tilo puede causar erupciones alérgicas de la piel en algunas personas.

Muérdago


El muérdago reduce la viscosidad de la sangre.

El muérdago (Viscum album) es una hierba fuerte hipotensa y tónico nervioso. Tradicionalmente, se utiliza para tratar el cáncer porque tiene propiedades estimulantes inmunes, pero también tiene un efecto sobre la viscosidad de la sangre o el espesor de la sangre. Si la sangre es demasiado gruesa, su flujo a través de los vasos sanguíneos puede reducirse, ejerciendo más presión sobre las arterias y aumentando su presión arterial. Un estudio publicado en Journal of Ethnopharmacology 2009 encontró que un extracto de muérdago obstaculizaba los cambios en la viscosidad sanguínea. Se debe evitar el muérdago si estás embarazada o amamantando y debes ver a tu médico si experimentas una reacción alérgica después de consumirla.

Milenrama


La milenrama ayuda a tu corazón.

La milenrama consiste en aproximadamente 85 especies en el género Achillea. La Achillea wilhelmsii y Achillea millefolium son dos milenramas populares con propiedades hipotensoras. El herbolista David Hoffmann declara que la Achillea millefolium disminuye la presión arterial mediante la dilatación de los vasos sanguíneos periféricos. Un estudio publicado en la edición 2000 de Drugs Under Experimental and Clinical Research encontró que la Achillea wilhelmsii era eficaz en la reducción de la presión arterial sistólica y diastólica en las personas hipertensas. Los investigadores atribuyen la acción hipotensora de los flavonoides y lactonas en la planta. No tomes milenrama si estás embarazada o lactando o si eres alérgico a los miembros de la familia aster.

Más galerías de fotos



Escrito por janet contursi | Traducido por maria gloria garcia menendez