Remedios caseros para un rostro radiante con jugo de zanahoria

Probablemente sabes que las zanahorias son potencias nutricionales, llenas de antioxidantes, minerales y vitaminas A y C. No obstante, los beneficios a la salud de las zanahorias no están limitados a tu dieta. Puedes usar el juego y la pulpa de este vegetal de raíz para crear máscaras faciales naturales y caseras que dejarán tu cutis radiante, ayudarán a sanar espinillas y llagas, rellenarán las células de la piel para una apariencia más joven y retardarán los signos del envejecimiento causados por los radicales libres y el daño ambiental.

Jugo y puré de zanahorias

Puedes comprar jugo de zanahorias y puré de zanahoria envasado en tiendas de salud y muchos supermercados, pero no es difícil hacerlo tú. Para el jugo de zanahorias, necesitas una licuadora o una procesadora de alimentos. Coloca zanahorias peladas y lavadas en la tolva y recolecta el jugo resultante en un vaso o jarra limpios. Para el puré de zanahorias, pélalas y hiérvelas en agua por cinco a diez minutos hasta que estén tiernas. Usa un tenedor para pisar las zanahorias hasta lograr una consistencia cremosa. Guarda el jugo y el puré de zanahoria en el refrigerador, donde se mantendrán buenos por varios días (ver Referencia 1).

Para piel seca

La piel que es seca y tirante se siente con comezón y envejece tu apariencia. Las zanahorias, mezclas con otros hidratadores naturales, le devuelven la humedad a tu piel, dejándola reconfortada, radiante y con apariencia saludable. Naturalities recomienda la siguiente máscara para devolverle el brillo a la piel opaca. Mezcla un cuarto de taza de puré de zanahorias, una cucharadita de jugo de limón fresco, dos cucharadas de miel y una cucharadita de aceite de oliva. Pasa la mezcla por tu rostro limpio y seco y relájate por 30 minutos. Enjuaga la máscara con agua tibia y sécala con golpes suaves (ver Referencia 1). Tu piel estará suave y radiante.

Para piel enrojecida

Si las medicaciones contra el acné de venta libre y otros irritantes han dejado tu piel enrojecida, prueba con un tratamiento natural. Naturalities sugiere una máscara suavizante que es casi lo suficientemente buena como para comerla. Mezcla una zanahoria hervida hecha puré con una patata hervida hecha puré y agrega una cucharada de harina de avena. Deja que la máscara se enfríe a temperatura ambiente y extiéndela por tu rostro. Relájate por media hora mientras la mezcla reconforta tu piel y ayuda a aliviar el enrojecimiento y luego lava la máscara con agua tibia (ver Referencia 1).

Para piel madura

Los años de exposición solar, fumar y la exposición a la contaminación del aire le pasan factura a tu cutis. Si tu piel muestra signos de envejecimiento, como líneas finas, pérdida de elasticidad, opacidad, partes secas o escamas, una máscara de zanahorias puede ayudar a restaurar la apariencia más joven. Dr Oz recomienda una máscara barata y simple para restaurar y atiesar la piel envejecida. Mezcla tres claras de huevo con tres cucharadas de jugo de zanahoria. Usa una bola de algodón para aplicar la mezcla sobre tu rostro, evitando tu boca y ojos. No comas la mezcla o la chupes de tus labios. Relájate por 15 minutos antes de enjuagar la máscara con agua tibia. Tu piel se verá más saludable, refrescada y renovada (ver Referencia 2).

Más galerías de fotos



Escrito por michelle ullman | Traducido por paula ximena cassiraga