Remedios caseros para los poros abiertos en el rostro

Los poros de tu rostro se hacen más grandes cuando están tapados con grasa. La gente con piel gruesa y grasosa tiende a desarrollar poros grandes más seguido que la gente con piel normal o seca. Los poros grandes también pueden desarrollarse con la edad ya que la piel reduce su elasticidad ocasionando que los poros se dilaten. De acuerdo a DocShop.com, no puedes reducir tus poros permanentemente, pero puedes reducir su apariencia. Mantener tu piel limpia y humectada ayuda a mejorar esta condición, hay algunos remedios caseros que pueden ayudar a disminuir los poros abiertos de tu rostro.

Clara de huevo

La clara de huevo tonifica dramáticamente tu piel y reduce temporalmente tus poros, de acuerdo a Stephanie Tourles en su libro “Organic Body Care Recipes”. Combina la clara de un huevo pequeño con una cucharadita de maicena en un plato, bate con un tenedor hasta que esté espumoso. La mezcla no debe quedar con grumos. Aplica una capa delgada y pareja en tu cara y recuéstate por 20 minutos, o hasta que esté completamente seca. Enjuaga con agua tibia, y repite una o dos veces a la semana conforme sea necesario.

Jugo de limón

Un potente astringente, el jugo de limón tonifica tu piel y reduce la apariencia de los poros abiertos. En su libro “Natural Beauty Secrets From India”, Roshni Dayal recomienda empapar un algodón limpio en jugo de limón y dar golpecitos en tu cara para reducir los poros. Deja el jugo de limón aproximadamente por cinco minutos, y enjuaga con agua fría. Continúa aplicándote un humectante libre de grasa para prevenir la resequedad. Los individuos con tendencia a tener piel seca deben evitar el jugo de limón o diluir una parte de jugo y dos partes de agua de rosas antes de aplicar.

Harina de almendra

Aplicar harina de almendra sobre tu piel ayuda a refinar los poros y disminuir su apariencia, explica Lydia Wilen en “Healing Remedies”. Haz tu propia harina de almendra moliendo un tercio de taza de almendra en la licuadora hasta que tengas una consistencia de polvo, o compra harina de almendra en un supermercado o tienda naturista. Combina dos partes de almendra y una parte de agua para crear una pasta espesa, espárcela suavemente sobre los poros abiertos en una capa uniforme. Deja la mezcla 30 minutos, enjuaga con agua tibia y seca tu cara. Repite el tratamiento dos a tres veces por semana para obtener mejores resultados.

Compresas herbales

Jude C. Todd, autor de “Jude's Herbal Home Remedies”, sugiere aplicar compresas hechas con hierbas astringentes para reducir la apariencia de los poros abiertos en tu cara. Coloca una cucharadita de hierbas secas o dos cucharaditas de hierbas frescas en un contenedor a prueba de calor, vierte una taza de agua hirviendo. Cubre y deja reposar hasta que el líquido esté a temperatura ambiente, más o menos 1 hora. Cuela las hierbas y empapa una tela de algodón en el líquido. Aplica a tu cara y espera 15 minutos. Repite una o dos veces al día. El perejil (parsley), la bardana (burdock), el tomillo (thyme) y el bálsamo de limón son hierbas astringentes que funcionan muy bien en el tratamiento de los poros agrandados.

Más galerías de fotos



Escrito por willow sidhe | Traducido por mariana groning