Remedios caseros para los pies muy secos

Las temperaturas extremas, el envejecimiento e incluso los zapatos que usas pueden producir piel agrietada y reseca en los pies. No es un problema serio, pero puede ser poco atractivo e incómodo. El tratamiento de la piel seca es un proceso de tres pasos que requiere exfoliar, suavizar e hidratar.

Exfoliar con azúcar

Mezcla partes iguales de aceite de oliva y azúcar moreno para hacer un exfoliante espeso. Utiliza tus manos para frotar la mezcla en tus pies limpios, enfocando tus esfuerzos en depurar tus talones y cualquier otro lugar que esté particularmente seco. Masajea los pies con el exfoliante vigorosamente durante 10 a 15 minutos, luego enjuaga la mezcla por completo con agua fría. Seca los pies secos con una toalla limpia.

Suavizar con miel

Remojar los pies es el primer paso para aliviar la piel seca, y es fácil hacer un remojo con ingredientes simples. Añade una taza de miel a un galón de agua tibia o caliente y sumerge los pies durante 10 a 15 minutos. Si están gravemente secos, es posible que desees hacerlo aún más tiempo. Las enzimas naturales de la miel ayudan a acelerar la curación y adherir la humedad a la piel. Si necesitas acortar o limar las uñas, hazlo antes de sumergir tus pies, ya que estarán suaves después de su inmersión. Remojar los pies ayuda a mejorar la circulación. La mala circulación es una de las causas de la piel seca, y los baños regulares de los pies pueden ayudar a prevenirla.

Proteger con vaselina

Frota vaselina generosamente por todos tus pies, masajeando la jalea espesa entre los dedos, en los talones y en la parte superior. La vaselina hidrata y sella la humedad dentro de la piel para promover la curación. Ten un par de calcetines a mano para ponerte y evitar deslizarte, ya que vaselina es resbaladiza. Haz esto antes de ir a la cama para dejar que la vaselina actúa durante la noche, luego enjuaga completamente los pies a la mañana.

Más galerías de fotos



Escrito por holly l. roberts | Traducido por natalia pérez