Remedios caseros para la piel con aguacate y yogur

Los tratamientos faciales como los aplicados en los spas pueden mantener tu piel con un aspecto brillante y fresco a cualquier edad. Si bien una visita a un spa es un lujo costoso, puedes recrear esta experiencia de acicaladura con remedios y recetas caseros sencillos, usando ingredientes de tu cocina tales como el aguacate y el yogur. Las recetas simples te permiten crear un tratamiento facial personalizado para la piel de normal a seca, mixta y grasosa, o la piel propensa al acné.

Ingredientes

El aguacate y el yogur forman la base de múltiples mascarillas faciales hechas en casa. Elige aguacates maduros y frescos, evitando los frutos que se estén marchitando o que aún estén demasiado firmes. Opta por un yogur sin sabor con cultivos bacterianos. Es posible que quieras añadirle una cápsula probiótica a tu yogur para beneficios adicionales, pero esto no es necesario. Tanto los yogures de estilo estadounidense como griego funcionarán para una mascarilla facial casera. La miel ofrece propiedades antibacterianas y suavizantes adicionales cuando se le añade tu tratamiento facial.

Piel de normal a seca

Si tienes piel de normal a seca, crea una mascarilla combinando medio aguacate maduro, dos cucharadas de yogur sin sabor y una cucharada de miel. Macera el aguacate hasta que quede suave y mézclalo con el yogur, y la miel. Las alternativas para la piel seca incluyen una mascarilla de aguacate y aceite de oliva, o una hecha con aguacate y miel. Las mismas funcionarán bien si eres sensible a los productos lácteos.

Piel grasosa y propensa al acné

Si tienes piel mixta, grasosa o propensa al acné, un tratamiento facial de aguacate y yogur puede ser demasiado enriquecido para ti. Combina media taza de yogur y de una a dos cucharadas de miel, y aplícalas sobre tu piel. Si ésta es mixta o tiene parches secos, adiciona el aguacate solamente a dichas áreas de tu rostro, en lugar de todo el cutis. También podrías probar una mascarilla hecha con medio aguacate, una clara de huevo y una cucharada de jugo de limón para una piel grasosa, o propensa al acné.

Usar una mascarilla hecha en casa

Los tratamientos faciales caseros de este tipo deben ser usados inmediatamente. Aplica la mascarilla en tu rostro recién lavado. Puedes aplicar la mezcla con los dedos, un cepillo cosmético limpio o bolas de algodón. Relájate durante diez o quince minutos, preferiblemente acostada. Considera cubrir tus ojos con rodajas de pepino para obtener una verdadera experiencia de balneario. Enjuaga la mascarilla con agua fría. No deberán ser necesarios las cremas humectantes ni otros tratamientos para la piel.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle powell-smith | Traducido por jhonatan saldarriaga