Remedios caseros para la tos de los niños

La tos es la manera en la que el cuerpo libera las vías respiratorias de un exceso de moco. Aunque en la mayoría de los casos la tos no debe ser suprimida, es irritante y puede causar dolor de garganta, dolor en los músculos del pecho y pérdida de sueño. Si tu hijo tiene una tos persistente, fiebre alta o problemas de salud subyacentes, contacta al pediatra. Trata la tos seca y leve en casa con remedios caseros seguros y eficaces.

Humedece el aire

Si tu hijo tiene una tos que suena como un ladrido, puede tener tos ferina. Puedes tratar la tos ferina leve en casa. FamilyDoctor.org recomienda que lleves a tu hijo al baño, cierres la puerta y abras la ducha con el agua más caliente posible. Siéntate en el baño con tu hijo y déjale inhalar el vapor caliente durante unos diez minutos. Otra manera de humedecer el aire es usando un humidificador en la habitación de tu hijo. Si empieza a mostrar signos de dificultad respiratoria, como hacer sonidos sibilantes, tiene problemas para tragar o tiene un tinte azul o negro en las uñas y alrededor de la boca y los labios, busca atención médica de emergencia.

Miel

Si tu hijo tiene problemas para dormir debido a la tos, dale 2 cucharaditas de miel antes de acostarse. De acuerdo con el internista James M. Steckelberg, MD de la Clínica Mayo, la miel es un supresor de la tos tan eficaz como los que se venden con receta ya que contiene dextrometorfano. Si a tu hijo le gusta el té, dale una taza caliente endulzada con miel para calmar también la garganta. La miel puede ser peligrosa para los bebés menores de un año de edad, ya que puede causar botulismo infantil. Prueba este remedio solo con niños mayores de un año.

Pastillas para la tos y bebidas frías

Si la tos de tu hijo se deriva de una garganta delicada, las pastillas para la tos o las bebidas frías pueden calmar la irritación. Kids Health sugiere evitar las bebidas carbonatadas y el jugo de naranja, ya que pueden producir comezón en la garganta adolorida. Recuerda que nunca debes darles a los niños menores de cuatro años pastillas para la tos o caramelos duros, ya que son un peligro de asfixia para los niños pequeños.

Remedios herbarios

Algunos remedios naturales pueden ayudar a calmar la tos de un niño. Antes de intentar cualquier remedio o alternativa herbal, contacta al pediatra de tu hijo. Algunos remedios pueden ser inapropiados para su edad, o pueden reaccionar con otros medicamentos que esté tomando. La menta contiene mentol, que es un descongestionante natural, y puede actuar como un expectorante. El eucalipto es otro remedio popular para el resfriado y la tos. Algunos ungüentos para la tos, como Vicks VapoRub, están hechos de mentol y eucalipto. De acuerdo con el Centro Médico de la Universidad de Maryland, otros remedios naturales para la tos incluyen el olmo, regaliz, drosera y tomillo.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle kulas | Traducido por katherine bastidas