Remedios caseros para los niños con acidez estomacal

La acidez le puede suceder a cualquier persona, incluso a los niños. Ocurre cuando la banda de músculos en el extremo del esófago, llamada esfínter esofágico, no se cierra correctamente y permite que los alimentos y el ácido del estómago viajen de vuelta al esófago. Esto provoca ardor y dolor en la región abdominal superior, el cuello y la garganta. Además del dolor, los niños también pueden experimentar eructos ácidos, náuseas, distensión abdominal e irritabilidad. Afortunadamente, hay varias maneras de tratar la acidez de tu hijo en casa.

Evita la presión

No dejes que tu hijo haga nada que ejerza presión sobre el abdomen durante o después de comer, ya que podría empeorar los síntomas de acidez. Mantén a tu hijo en posición vertical después de comer; él debería abstenerse de agacharse inmediatamente después de una comida. Además, afloja cualquier ropa ajustada o cinturones, que puedan apretar el estómago y forzar un reflujo de alimentos en el esófago. No dejes que tu hijo coma demasiado cerca de la hora de dormir; su última comida o refrigerio debe ser por lo menos tres horas antes de acostarse. Un estómago lleno puede hacer presión sobre el esfínter esofágico inferior al acostarse, lo que podría desencadenar la acidez estomacal.

Comer y beber

Dale a tu hijo un chicle sin azúcar cuando la acidez lo afecte. La goma de mascar ayuda a producir exceso de saliva, lo que ayuda a neutralizar el ácido en el estómago. También puedes darle media taza de agua con 1/2 cucharada de bicarbonato de soda y un par de gotas de zumo de limón. El bicarbonato de sodio es alcalino, lo que significa que puede ayudar a neutralizar el ácido en el estómago de tu hijo. Alimenta al niño con verduras como zanahorias, remolachas y rábanos, o sus jugos, que son naturalmente alcalinos y pueden ayudar a reducir el ácido estomacal.

Descansa bien

Haz que tu hijo descanse después de comer, porque el cuerpo necesita tiempo para digerir su alimento. Practicar un deporte o hacer ejercicios inmediatamente después de comer puede desencadenar y exacerbar los síntomas de la acidez. Eleva la cabecera de la cama de tu hijo unas seis pulgadas (15,2 cm), si los síntomas de acidez son muy molestos por la noche. Hazlo colocando una almohada extra debajo del colchón de tu hijo o colocando bloques o ladrillos debajo de la cabecera de la cama. Esto mantendrá su cabeza más alta que su estómago, lo que puede ayudar a mantener los alimentos digeridos en el estómago y que no suban hacia el esófago.

Ayuda para la acidez estomacal

Habla con el pediatra de tu hijo si los síntomas de la acidez empeoran o persisten después de unos días de tratamiento casero. Busca atención médica inmediata si tu hijo vomita sangre o tiene deposiciones de color negro o marrón rojizo. Esto podría ser signo de una complicación de salud más grave, como sangrado o infección en el tracto digestivo.

Más galerías de fotos



Escrito por rose erickson | Traducido por rafael ernesto díaz