Remedios caseros para las manchas secas en la piel del rostro de un bebé

La piel de un bebé es más susceptible a la sequedad que la de un adulto porque es más delicada. Puedes notar que tu bebé desarrolla parches de piel seca en su rostro cuando se expone a temperaturas extremas como el frío en el invierno y el calor en el verano. Además, la calefacción interior, el aire acondicionado, el cloro de la piscina y el agua salada pueden secar la piel sensible del bebé.

Corta el tiempo de baño

El agua quita de la piel sus aceites naturales, por lo que una forma de tratar las manchas secas en la piel del rostro de tu bebé es mantener el tiempo de baño al mínimo. Utiliza agua cálida en lugar de caliente para lavar el rostro de tu bebé con un jabón sin perfume ni limpiadores. Si tu bebé es propenso a tener parches secos en la piel de cualquier otro lugar del cuerpo, haz que los baños sean cortos. Unos pocos minutos es suficiente.

Aplica gran cantidad de humectante

Seca con palmadas la piel seca de tu bebé tan pronto como lo saques del agua y rápidamente aplícale humectante en esas zonas para sellar la humedad en su piel proveniente del agua. Dos de los mejores humectantes para la piel del bebé son la jalea de petróleo y el aloe vera, dice KidsHealth. La primera ayuda a bloquear la humedad y rehidrata la piel. Después de lavar y secar suavemente con palmadas el rostro de tu bebé, aplica una capa muy fina en los parches secos. Deja que absorba el producto en la piel y que actúe. Las propiedades antiinflamatorias y humectantes naturales del gel de aloe vera también ayudan a rehidratar la piel seca del bebé. Aplica el gel en las partes afectadas de la piel de tu bebé y deja que se absorba completamente. Repite este proceso al menos dos veces al día, o tan a menudo como sea necesario.

Crea un lavado facial de avena

La avena, conocida por sus propiedades suavizantes, se ha utilizado por siglos para tratar el eczema y otras afecciones de piel seca. KidsHealth sugiere crear un lavado facial de avena para ayudar a tratar la piel seca de tu bebé. Mezcla 1 taza de copos de avena en un procesador de alimentos hasta que queden hechas polvo. Agrégala a un litro de agua caliente y mezcla hasta que el agua se torne lechosa. Sumerge una toalla para rostro limpia en el agua y suavemente pásala sobre los parches secos de la piel del rostro de tu bebé. Ten cuidado de evitar los ojos, la nariz y la boca.

Trata la piel con cuidado

Debes tratar la piel de tu bebé con extremo cuidado para ayudar a minimizar cualquier dolor o incomodidad causada por los parches secos. Mantén las uñas de tu bebé cortas para que no rasguñe ninguno de los parches. Sumerge una toalla para limpiar el rostro en agua fría para crear compresas para aplicar a la piel y aliviar la picazón. Evita todos los irritantes posibles como lociones y humectantes que contengan alcohol y ropas hechas de materiales ásperos como la lana. Mantén la temperatura de la habitación de tu bebé a no más de 65 grados Fahrenheit para evitar el sobrecalentamiento, que puede exacerbar la sequedad.

Más galerías de fotos



Escrito por c. giles | Traducido por aldana avale