Remedios caseros para los dolores y malestares musculares

El dolor y el malestar muscular a menudo afectan a más de un músculo o parte del cuerpo. Un área muscular dolorida también puede tener torceduras o esguinces en ligamentos, tendones y tejidos conectivos blandos. Los médicos de National Institutes of Health informan que la mayoría de los dolores musculares son causados por la tensión, el uso excesivo o las lesiones durante la actividad física. Algunas enfermedades, como la fibromialgia, el lupus y las infecciones también pueden causar malestar y dolor en los músculos. Puedes tomar una variedad de medidas en casa para aliviar esos dolores musculares.

Analgésicos

Los analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno y el acetaminofén, pueden aliviar el dolor muscular. El ibuprofeno es un antiinflamatorio no esteroide que puede reducir la inflamación, mientras que el acetaminofén no tiene este efecto. Las cremas tópicas o los parches con medicamentos para aliviar el dolor, como árnica, Bengay, el bálsamo del tigre o Salonpas pueden ser efectivos para el alivio del dolor muscular. Los analgésicos de venta libre suelen ser seguros para adultos sanos que padecen dolores y molestias musculares, así lo informan los médicos de la American Academy of Family Physicians.

Descanso

El descanso puede brindar alivio al dolor muscular. Seguir usando un músculo o tendón cansado puede exacerbar la enfermedad y agravar los daños. Descansar durante 48 horas de la actividad que causó el dolor puede disminuir la inflamación. El sueño es otro componente vital en la reparación muscular. Siete a nueve horas de sueño brindan al cuerpo el descanso necesario para reparar los daños internos. Además, el sueño puede reducir el estrés que mantiene los músculos tensos.

Hielo

Los médicos de los NIH recomiendan aplicar compresas frías o bolsas de guisantes (peas) congelados en los músculos doloridos durante 15 a 20 minutos, tres veces al día, durante las primeras 24 a 72 horas. Aplica compresas calientes si el área sigue dolorida luego del tratamiento frío. El frío entumece el dolor y reduce la inflamación; el calor relaja y alivia los tejidos blandos.

Ejercicio

Las actividades aeróbicas que tonifican los músculos y desarrollan fuerza, si bien parece contraproducente, algunas veces puede ser el mejor remedio por el dolor y el malestar muscular. Los músculos que descansan demasiado tiempo se pueden tensionar aún más y eventualmente atrofiarse. Entre los ejercicios de bajo impacto que no ejercen presión adicional sobre los músculos dañados se encuentran el ciclismo, la natación y las caminatas. Los músculos suelen doler durante el ejercicio y algunas veces es mejor seguir entrenando a pesar del malestar para aliviar el dolor. No obstante, suspende el ejercicio si el dolor es intenso y punzante o si persiste por más de tres días.

Más galerías de fotos



Escrito por linda ray | Traducido por valeria d'ambrosio