Remedios caseros para el dolor muscular por el estrés

La mayoría de las personas siente dolor muscular en algún punto de sus vidas. Aunque el dolor muscular es atribuido mayormente al uso excesivo o lesión, el estrés también causa dolor muscular. Si notas una conexión entre los niveles altos de estrés y el dolor muscular en tu cuerpo, quizá ya te hayas dado cuenta que tu estado mental afecta directamente tu salud física.

Del estrés al dolor


El estrés del trabajo o casa puede causar dolor físico.

El estrés psicológico se convierte en dolor físico de diferentes maneras. Primero, el estrés activa el mecanismo de "lucha o huida". Tu sistema nervioso simpático se activa, causando que las glándulas suprarrenales produzcan adrenalina, cortisol y otras hormonas que preparan a tu cuerpo para la acción. Aunque esa es una respuesta útil cuando necesitas escapar, en una situación donde el estrés es causado por el trabajo, los músculos se mantienen contraídos. El estrés constante, el cual hace que tu cuerpo esté tenso con frecuencia, causa dolor muscular e inflamación.

Manejo del estrés


Los remedios caseros pueden ayudarte a manejar el estrés.

Aunque puedas recurrir a los analgésicos comerciales para esos dolores musculares comunes, una solución más efectiva es dirigirte directamente a la fuente. Las técnicas de manejo del estrés te dan una variedad de herramientas para reiniciar tu cuerpo, ayudándote a relajarte. Estos remedios caseros pueden aliviar el dolor muscular, así como brindarte mecanismos de adaptación para utilizarlos durante tu día.

Aprende técnicas de relajación


Las técnicas de meditación y relajación pueden utilizarse en el trabajo o casa cuando te sientas estresado.

En varios casos, el estrés no es tanto el problema como tu habilidad de manejarlo efectivamente. Un laboratorio de retroalimentación biológica en Duke estudió los ritmos cardiacos de los pacientes y otros signos vitales y cómo podían controlarse con las técnicas de relajación. Heart Rate Variability, enseña a las personas a ajustar su respiración para afectar sus latidos del corazón, causando una sensación de calma. Puedes aprender las mismas técnicas de relajación en el yoga y meditación. La resistencia emocional no es solo una habilidad natural, pero puede aprenderse a través de remedios caseros como la meditación, tai chi y yoga.

Cambios dietéticos


Comer comidas ricas en vitamina E como las nueces puede mejorar el flujo sanguíneo y disminuir el dolor muscular.

Con el dolor muscular relacionado con el estrés también puedes beneficiarte de hacer algunos cambios en tu dieta. Toma un suplemento de vitamina E o empieza a consumir alimentos altos en vitamina E, como las nueces y aguacates. Los estudios han sugerido que el aumento de vitamina E mejora el flujo sanguíneo a través del cuerpo. Asegúrate de beber suficiente agua durante el día. El dolor muscular puede aliviarse parcialmente al beber cantidades adecuadas de agua, así que cambia tu café o soda por un vaso de agua.

Aplica calor


Un baño caliente puede ser una solución efectiva.

Si estás sintiendo dolor en cierta área, utiliza una bolsa de calor o un trapo caliente para relajar la tensión de ese músculo. Si tu dolor es más generalizado, date un baño con sales Epsom. Esta sal es una fuente rica de magnesio, la cual promueve la relajación muscular.

Más galerías de fotos



Escrito por meredith crilly | Traducido por alejandra rojas