Remedios caseros para los dientes sensibles

Si tomar una bebida fría o morder una comida caliente te hace contraerte de dolor, entonces pueda que tengas dientes sensibles. También conocido como hipersensibilidad dentina, los dientes sensibles están caracterizados por un dolor agudo que hace que lleves tu mano a la boca para amortiguar tu diente. El daño en el nervio o el desgaste habitual de los dientes puede promover esta condición, pero la raíz de la causa es usualmente la pérdida de esmalte o la recesión gingival. Afortunadamente, existen varios remedios caseros para los dientes sensibles.

Pasta dental para desensibilizar

Prueba cepillarte con una pasta dental comercial formulada para desensibilizar los dientes. Estas pastas contienen cloruro de estroncio o nitrato de potasio como un ingrediente activo. Cualquiera de los dos ayudan a bloquear que la sensación de incomodidad viaje del diente al nervio. Aunque estas pastas no pueden reponer la pérdida de esmalte o compensar la recesión de las encías, sus ingredientes activos se acumulan en los canales parecidos a los túbulos en tu dentina y actúan como un relleno temporal.

Tratamiento para la noche

Además de cepillarte regularmente con la pasta dental desensibilizante, a veces ayuda untar un poco de la misma pasta sobre las áreas sensibles justo antes de irte a dormir. El secreto del éxito es evitar el uso tradicional del enjuague para dejar que la pasta funcione mientras duermes. De acuerdo con Dental Health Magazine, practicar este hábito cada noche reducirá significativamente la sensibilidad de tus dientes en unas cuantas semanas.

Cepíllate más a menudo

Este remedio casero es lo suficiente simple, pero su efectividad no se puede enfatizar demasiado. Idealmente, debes cepillar tus dientes por lo menos dos veces al día, especialmente después de las comidas y antes de irte a la cama. La razón principal para hacer esto es remover la placa antes de que tenga una oportunidad de endurecerse y promover las caries. Sin embargo, durante el tiempo entre comidas, bebidas y el cepillado de tus dientes, la placa libera un ácido que aumenta la sensibilidad de los dientes incluso más.

Escoge algo suave

Es tentador pensar que un cepillo de dientes de cerdas duras hará un mejor trabajo limpiando tus dientes. Lo mismo puede decirse de la aplicación de exceso de presión. La verdad es que el lavado duro o utilizar un cepillo de cerdas duras puede dañar el esmalte y causar que la encía retroceda conduciendo a la sensibilidad de los dientes. Así que opta por un cepillo dental de cerdas suaves y deja que el instrumento haga su trabajo sin utilizar mucha fuerza.

Pásate el hilo dental con regularidad

Si tienes suficiente hilo dental en el gabinete de medicina de tu baño como para ir alrededor del mundo tres veces, entonces es momento de utilizarlo con más frecuencia. Pasarte el hilo con regularidad después de cepillarte ayuda a remover los residuos que el cepillo dental no puede alcanzar. A menos que lo elimines se volverá placa endurecida en menos de 72 horas y sólo podrá removerlo el dentista. Mientras tanto, la placa irritará tus dientes y causará sensibilidad.

Más galerías de fotos



Escrito por karyn maier | Traducido por alejandra rojas