Remedios caseros para deshacerse de los calambres en las piernas

Si alguna vez has despertado en el medio de la noche con dolor y tensión en el músculo de tu pierna, sabes lo que significa experimentar un calambre de pierna. Estos calambres son contracciones que ocurren voluntariamente en los músculos de la pantorrilla, muslo o pie. En la mayoría de los casos, los calambres de pierna son inofensivos pero pueden estar asociados con ciertas afecciones y medicaciones. Si tus calambres de pierna están acompañados por otros síntomas, son persistentes o comienzan a intervenir con tu vida, consulta a un médico.

Ejercicio y estiramiento

Cuando te ataque un calambre, levántate, muévete, sacude tu pierna o estira suavemente el músculo del muslo. Si el músculo de tu pantorrilla se contrae, por ejemplo, extiende la pierna y suavemente flexiona el pie hacia atrás hacia tu mentón. Una vez que el calambre cese, continúa estirando para evitar la recurrencia. Siéntate en el piso y trata de alcanzar la punta de tus pies, flexiónalos hacia atrás lo más que puedas. Continúa estirando para alargar y aflojar el músculo, que ayuda a evitar que se vuelva a producir un calambre.

La acupresión

El especialista en manejo de lesiones deportivas, Patrice Morency, sugiere en "The Doctors Book of Home Remedies II" (El libro de doctores sobre remedios caseros II) utilizar la acupresión para aliviar los calambres de pierna. Esta es una técnica comúnmente utilizada por los atletas. Cuando tengas un calambre en tu pierna, pellizca tu labio inferior entre tu pulgar y dedo índice, luego sacúdelo por aproximadamente 30 segundos. Morency afirma que este punto de presión puede ayudar a reducir la duración y severidad de tu calambre de pierna.

Calor y frío

La Cleveland Clinic sugiere masajear el músculo acalambrado o aplicar hielo a la zona afectada para reducir el dolor y ayudar al músculo a relajarse. Envuelve con una toalla o paño un puñado de cubos de hielo, luego aplica el hielo directamente al músculo que está sufriendo el calambre. Si el hielo no se consigue, enjuaga una toalla en agua fría, luego colócala sobre la zona afectada. Si el calambre de la pierna persiste, sumerge la zona en un baño de agua caliente y toma una ducha caliente para relajar y aflojar el músculo afectado.

Más galerías de fotos



Escrito por megan smith | Traducido por aldana avale