Remedios caseros para aliviar los dolores musculares de la parte superior de la espalda

Si pasar incontables horas doblado sobre tu escritorio del trabajo o durmiendo constantemente en posiciones extrañas te ha dado un dolor de espalda, es probable que no vayas a necesitar cirugía para superarlo. Algunos remedios caseros simples pueden disminuir la incomodidad mientras tu cuerpo se esfuerza para curarse a sí mismo, aunque es posible que tengas que buscar más ayuda si sientes un dolor extremo o si hábitos persistentes son la causa del problema.

Descanso y relajación

Acostarte para evitar mover los músculos de la espalda superior que te duelen puede ayudar a reducir las molestias y favorecer la curación. Durante tu tiempo de inactividad, es posible que desees utilizar técnicas como la relajación progresiva para tomar un papel activo en tu propia rehabilitación. La relajación progresiva, que consiste en tensar y relajar diferentes grupos de músculos en orden secuencial, te ayuda a aprender a reconocer cuando estás tensando tus músculos en la vida cotidiana. SpineUniverse.com advierte que permanecer acostado durante una semana completa en realidad puede causar una mayor rigidez y empeorar el dolor de espalda, por lo que limita el tiempo que pasas acostado y comienza a estirar y moverte para disminuir algunas molestias.

Masaje

Los masajes, que implican la manipulación manual de los tejidos blandos de tu cuerpo, pueden ayudar a reducir el dolor, la rigidez y la tensión en los músculos, de acuerdo con Mayo Clinic. El masaje también promueve el flujo sanguíneo a las áreas adoloridas, produciendo calor suave y promoviendo una curación más rápida. Una forma de recibir un masaje en casa es ponerte en contacto con un terapeuta con licencia que haga visitas a domicilio, pero hay otras opciones. Por ejemplo, podrías pedirle a un compañero o pareja que frote loción en tus músculos doloridos o utilizar una herramienta de auto-masaje manual.

Estiramientos

El estiramiento puede mejorar la flexibilidad y la postura para reducir el dolor de espalda en curso y reducir el riesgo de futuras molestias. Además de estirar la espalda, también se deben estirar otras áreas de tu cuerpo para mantener tu espalda saludable. Por ejemplo, con los músculos tensos en el pecho puedes tirar los hombros hacia adelante, causando tensión en los músculos de la espalda superior que tratan de tirar de los hombros hacia atrás. Para prepararte para el estiramiento de los músculos del pecho, ponte de pie delante de una puerta abierta, coloca los pies abiertos a la anchura de los hombros y coloca los antebrazos a 90 grados a cada lado de la puerta, recomienda la revista "Arthritis Today". Apóyate en la puerta para sentir el área del pecho y los hombros abrirse suavemente, a continuación, mantén la posición durante unos 30 segundos.

Hielo y calor

Si tu dolor de espalda superior se acompaña de espasmos e inflamación, tomar una ducha fría o aplicar una compresa fría puede ayudar a aliviarte. Como alternativa, la terapia de calor, tal como una ducha caliente, compresas calientes o una almohadilla térmica puede ayudar a relajar los músculos tensos y mejorar tu rango de movimiento. Un médico o fisioterapeuta te puede ofrecer consejos sobre lo que funciona mejor para ti, o puedes probar ambas para determinar cuál se siente mejor.

Cuándo buscar ayuda

Aunque puede que no estés completamente bien hasta después de algunas semanas, debes hablar con tu médico si no notas ninguna mejoría en tu dolor de la espalda superior después de 72 horas de atención en el hogar, recomienda Mayo Clinic. Además, debes estar en contacto con tu médico si el dolor es intenso, si ocurre después de una lesión, como un golpe en la espalda o una caída, si interfiere con tus actividades diarias, si sucede con frecuencia, o si tienes antecedentes de problemas de salud como osteoporosis.

Más galerías de fotos



Escrito por christa miller | Traducido por eva ortiz