Remedios para las ampollas producidas al correr

Correr es un ejercicio aeróbico de alta intensidad que puede ayudarte a alcanzar los 150 minutos de ejercicio recomendados por semana por el Disease Control and Prevention. No obstante, la intensidad de la carrera puede causar efectos secundarios menores incluyendo la formación de ampollas en tus pies.

Causas

Cuando corres se pueden formar ampollas debido a la fricción creada cuando tus pies tocan el suelo entre las zancadas. El frotado constante produce una creciente irritación, que finalmente puede causar que las capas de la piel se separen. La separación hace que se viertan fluidos y queden atrapados, creando el aspecto de las ampollas.

Cuidado inmediato

Cuando desarrolles una ampolla, no la revientes. Si lo haces, la capa externa de la piel se separa; esto te deja abierto a una infección y expone las terminales nerviosas, causando dolor. Para cuidar la ampolla, lava cuidadosamente su superficie con agua y jabón. Pon un antiséptico sobre la piel ampollada y venda tu pie para cubrir y proteger la ampolla. Puedes usar un producto como piel de topo para protección. Si la ampolla se ha reventado mientras corrías, usa tijeras esterilizadas para cortar cuidadosamente las solapas de piel antes de aplicar el antiséptico; esto te asegura que la piel rota no tire y dañe el tejido sano que la rodea.

Aliviar la presión

En algunos casos, puede que necesites reventar la ampolla debido al dolor que la presión acumulada causa debajo del tejido. Para aliviar la presión, puedes hacer pequeños agujeros en la piel del exterior de la ampolla alrededor de la misma. Esteriliza una aguja con alcohol medicinal para evitar introducir bacterias en la ampolla. Con cuidado pincha los agujeros a través de la capa exterior de piel hasta que la ampolla empiece a drenar. Sigue los restantes pasos para esterilizar y proteger la zona.

Prevención

Puedes seguir varios pasos para evitar las ampollas mientras corres. Primero, asegúrate de que tus calcetines permanezcan secos. A medida que éstos se humedecen con la transpiración o por correr en condiciones húmedas, la fricción aumenta, lo que puede aumentar la posibilidad de que se forme una ampolla. Usa calcetines livianos para reducir la fricción, y siempre lleva los calcetines cuando te compres calzado para correr para asegurarte un calce perfecto. Asegúrate de que tu calzado te quede lo suficientemente ajustado para que el pie no se deslice mientras corres. El calzado demasiado ajustado también es malo para correr, ya que pueden causar fricción en los lados y la parte trasera del pie.

Más galerías de fotos



Escrito por chris sherwood | Traducido por maria eugenia gonzalez