Remedio casero de remojo como removedor de callos

Las callosidades son áreas de piel endurecida y gruesa causada por la fricción repetida o por presión. Aunque son inofensivas, pueden ser desagradables. Debes consultar a un médico si el callo se convierte en doloroso o se inflama. Las callosidades menores normalmente no requieren atención médica, y muchas personas los tratan con remedios caseros, como baños con agua caliente y sustancias vegetales como el aceite del árbol de té. Pregúntale a tu médico antes de usar remedios a base de hierbas para el tratamiento de un callo.

Características de las callosidades

Las callosidades, están compuestos por células muertas de la piel, por lo general aparecen en las plantas de los pies, pues son causados ​​por los zapatos mal ajustados o apretados, y en tus manos, por lo general como consecuencia de la utilización de herramientas manuales o implementos de jardín. Además de aparecer inusualmente gruesa, la piel puede ser escamosa, áspera, de aspecto ceroso o seco. Las callosidades rara vez causan molestias, pero a veces pueden convertirse en bultos dolorosos y duros llamados callos.

Remedio de remojo

Tú puedes ser capaz de desterrar tus callos con un remedio casero que combina agua tibia en remojo con el poder de las hierbas ayurvédicas. Según Vasant Lad, B.A.M.S., M.A. Sc., Director del Instituto Ayurvédico de Albuquerque, NM, primero debes limpiar el callo con aceite del árbol de té, a continuación, hacer una pasta de 1/2 cucharadita de cúrcuma con 1 cucharadita de gel de aloe vera y aplicarlo antes de acostarte cubriéndolo con un vendaje. Por la mañana, quita la venda y remoja tus pies en un cubo de agua tibia durante 10 minutos. Después del remojo frota aceite de mostaza, disponible en farmacias hindúes, en el callo. De acuerdo con Lad, el callo se cae después de varios días de este tratamiento.

La acción del aceite del árbol de té

El aceite del árbol de té se deriva del árbol del té o Melaleuca alternifolia, un arbusto perenne nativo de Australia. De acuerdo con Drugs.com, que proporciona información revisada por pares para los consumidores, el aceite de árbol de té fue usado como limpiador de heridas en la Segunda Guerra Mundial, y se han documentado sus cualidades antimicrobianas y antifúngicas. El aceite del árbol de té puede irritar la piel; Suspende su uso si experimentas enrojecimiento, picazón o dolor. Pregúntale a tu médico antes de utilizar aceite de árbol de té. Si estás embarazada o en periodo de lactancia, no debes utilizar aceite del árbol de té en absoluto.

Acción de la cúrcuma

La cúrcuma, conocida en botánica como Curcuma longa, es uno de los pilares de la curación ayurvédica, donde se utiliza para la mala visión, el reumatismo y la tos. La medicina tradicional china la utiliza para las condiciones inflamatorias de la piel y heridas infectadas. De acuerdo con Blue Shield of California, la curcumina en la cúrcuma reduce la inflamación, e incluso puede combatir ciertos tipos de cáncer, incluyendo cáncer de piel. El sitio de Internet señala que la cúrcuma puede causar dermatitis alérgica, y si se produce irritación, suspende su uso. Pregúntale a tu médico antes de usar la cúrcuma de forma tópica.

Acciones del Aloe Vera

El gel de aloe vera, el látex pegajoso de la planta de Aloe barbadensis, se recomienda a menudo por los herbolarios para ablandar y ayudar a disolver las callosidades. Herb Legacy hace notar que dos de los componentes del aloe vera, las antraquinonas aloína y emodina, no sólo tienen efectos antimicrobianos, sino que ayudan a disolver las células muertas. Además, el gel de aloe vera contiene sustancias llamadas ligninas que pueden penetrar y suavizar la piel gruesa y endurecida.

Acciones del aceite de mostaza

El sitio de Internet Drugs.com hace notar que el aceite de mostaza se ha utilizado por vía tópica para el reumatismo y la artritis, y como un baño de pies para el dolor de pies. La página de Internet le da crédito por su actividad antimicrobiana. Pregúntale a tu médico antes de usar el aceite de mostaza de forma tópica y no lo uses si eres alérgica a la mostaza, estás lactando o embarazada.

Más galerías de fotos



Escrito por carol sarao | Traducido por jorge de leon polanco