Remedio casero para las manos manchadas de naranja del aerosol autobronceante

El aerosol autobronceante te ayuda a tener un brillo bañado por el sol sin dañar tu piel al exponerte a los rayos ultravioleta. El inconveniente de este método de bronceado sin sol es que puede dejar la piel con manchas de color naranja, particularmente en las manos. Si no usas guantes cuando aplicas el producto o lavas bien tus manos inmediatamente después de hacerlo, pueden quedar con una tonalidad anaranjada. Si esto te ha sucedido, puedes solucionarlo fácilmente usando algunos productos comunes en el hogar.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • 1 taza de azúcar sin refinar
  • 3/4 de taza de jugo de limón
  • Crema humectante suave
  • Recipiente de plástico con tapa

Instrucciones

  1. Vierte una taza de azúcar sin refinar y 3/4 de taza de jugo de limón en un tazón, Puedes usar limón recién exprimido o un jugo comprado en la tienda.

  2. Mezcla los ingredientes con una cuchara hasta formar una pasta espesa.

  3. Toma un puñado de la mezcla y aplícala sobre tus manos. Frota sobre las zonas naranjas como si te estuvieras lavando las manos. El azúcar sin refinar exfolia la piel eliminando las células muertas.

  4. Deja la mezcla sobre tus manos durante 3 a 5 minutos. Esto le dará tiempo al ácido cítrico del limón a eliminar la tonalidad naranja.

  5. Enjuaga la mezcla de tu piel usando agua tibia. Frota las zonas afectadas a medida en que te enjuagas, exfoliándolas por última vez.

  6. Seca tus manos suavemente y aplica una crema humectante suave. Esto evitará que la piel se reseque demasiado.

  7. Coloca la mezcla sobrante en un recipiente de plástico sellado y almacénala en el refrigerador. Este proceso de puede repetir a diario, hasta que desaparezca el último rastro de bronceador sin sol. En los bronceados recientes, la coloración anaranjada se disuelve rápidamente, pero en los que son un poco más antiguos deberás enjuagar varias veces para que desaparezca.

Más galerías de fotos



Escrito por celeigh o'neil | Traducido por alejandra prego