Un remedio casero para cutículas agrietadas y manos secas

Las manos secas y las cutículas partidas que duelen son el resultado cuando la piel pierde humectación, con frecuencia causada por la exposición al viento, temperaturas frías, luz solar, agua, lavado frecuente de manos, tierra de jardín o el uso de limpiadores anti-bacteriales u otros químicos abrasivos. Cuando la humedad se agota, la piel pierde su barrera protectora y se agrieta, dando picor e inflamándose. Las uñas y las cutículas agrietadas, resultan a menudo en padrastros dolorosos. Un remedio simple, antiguo y casero, implica la restauración y el mantenimiento de la pérdida de humedad de la piel.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Vaselina
  • Guantes de algodón

Instrucciones

  1. Remoja tus manos en agua tibia cada noche antes de acostarte. Seca las manos cuidadosamente con una toalla suave.

  2. Aplica una capa gruesa de vaselina. Evita lociones y aceites, que son demasiado finos para ser eficaz. Cubre las uñas con la vaselina. Masajea la vaselina generosamente en las cutículas y debajo de las uñas. Si tus uñas son largas, córtalas regularmente para evitar que la suciedad se acumule debajo de ellas.

  3. Ponte un par de guantes de algodón sobre tus manos humedecidas y déjalos toda la noche. Los guantes aumentan la penetración de la vaselina, lo que resulta en un tratamiento de hidratación intenso.

Consejos y advertencias

  • Rutinariamente usa guantes apropiados para proteger tus manos durante las actividades. Para cultivar un huerto, usa guantes de piel o algodón. Si tus manos están constantemente expuestas al agua, usa guantes de goma. Los guantes de goma correctamente ajustados también son la mejor protección contra los productos de limpieza y productos químicos.
  • Bebe mucha agua para mantenerte hidratado.
  • Lávate las manos con un limpiador que no contenga jabón, el jabón es duro y seca la piel. En su lugar, utiliza un limpiador sin jabón que contiene manteca de karité u otras cremas hidratantes.
  • Aplica una loción hidratante o crema de manos, una o dos veces al día. Masajea la crema en las cutículas y uñas.
  • No mastiques o rompas los padrastros, lo que puede conducir a una infección dolorosa. En su lugar, recorta la uña, con tijeras afiladas para cutículas limpias.

Más galerías de fotos



Escrito por m.h. dyer | Traducido por verónica sánchez fang